Estos hermanos crearon una academia que educa a personas gratis hasta que consiguen trabajo - Endeavor
Contacto
Av. del Libertador 105, Docks Al Río, Vicente López, Buenos Aires, Argentina
info@endeavor.org.ar
Te: (+5411) 5272-3100

Estos hermanos crearon una academia que educa a personas gratis hasta que consiguen trabajo

Se llaman Martín y Luz Borchardt y fundaron Henry con el propósito de capacitar a los talentos de Latinoamérica en los trabajos del futuro. Su modelo de negocio es bien particular: las personas estudian sin ningún costo inicial y pagan la carrera recién cuando consiguen un trabajo bien remunerado. Además, son unos de los participantes de la 5° edición del programa Scaleup, pensado para empresas que están creciendo y no le temen a los nuevos desafíos.

En entrevista con Endeavor, esto es lo que compartieron:

E: ¿Por qué decidieron emprender? ¿Hubo algún hecho en particular que te llevó en esa dirección?

Martín Borchardt: Desde chico siempre admire a los grandes emprendedores. Me atraía mucho su manera de pensar en cómo resolver los problemas de la sociedad; y nunca me imaginé haciendo otra cosa. Tuve un catering de asados, después armé un crucero para ir al Mundial de Brasil 2014, armé una red social para compra/venta de acciones virtuales de jugadores de fútbol y fui socio de Verde Agua, un emprendimiento de hidroponia en Uruguay, entre otros. 

Tuve la oportunidad de vivir en ciudades como Silicon Valley, Santiago de Chile, Río de Janeiro, Shanghai, Hong Kong, entre otras, donde aprendí de experiencias increíbles y seguí potenciando la idea de diseñar soluciones a los problemas del mundo actual generando un impacto positivo en la vida de las personas. Además, hice un programa de entrenamiento de Navy Seals en California donde tuve que sobrevivir en medio de la montaña, teniendo que reinventarme y estimulando habilidades propias del emprendedurismo.

Antes de Henry, fundé Nubi, una empresa FinTech de pagos y remesas transfronterizas que desarrolló alianzas estratégicas con gigantes tecnológicos como PayPal y Transferwise. En esta compañía, viví en primera persona la dificultad de encontrar, contratar y retener ingenieros de software en Latinoamérica debido a la falta de talento capacitado en la región. Con la crisis macroeconómica que hubo en Argentina en el 2018, el 40% de mi equipo de tecnología renunció para trabajar para el exterior y ganar en dólares. 

E: ¿Cuál es el propósito detrás de la compañía?

En Henry tenemos la misión de democratizar el acceso a educación de calidad en tecnología en Latinoamérica y lo fundamos para desafiar el status quo de la educación en la región y acelerar la transición hacia la igualdad social. Creamos oportunidades a través de educación de calidad (factor fundamental de movilidad social) para que cada vez más personas en Latinoamérica puedan transformar su realidad, independientemente de su nivel socioeconómico, del lugar donde vivan y sus experiencias previas. 

Por primera vez, la educación tiene los intereses alineados con el estudiante y con lo que las compañías necesitan y formamos a nuestros estudiantes para que salgan preparados para comenzar a trabajar y ser productivos desde el primer día. La realidad es que si nuestros estudiantes no consiguen un trabajo bien pago, nosotros no ganaremos dinero. Nos obsesiona generar una mejora en la vida de las personas y ayudarlas a superarse y transformar su realidad. 

E: ¿A qué se debe el nombre de la empresa?

HENRY es un acrónimo de High Earners Not Rich Yet, es decir, aquellas personas que tienen buenos salarios pero que todavía no son ricas. 

E: ¿Cuáles fueron los desafíos iniciales que se les presentaron? ¿Cómo los resolvieron?

Uno de nuestros principales desafíos fue introducir en la región nuestro modelo de financiamiento que es tan disruptivo que a la gente le cuesta creer que es verdad. Derribamos las barreras financieras y damos oportunidades a personas que no tienen los recursos materiales pero sí el talento, al diferir el pago del costo de la carrera al momento en el que la persona ya tiene un trabajo y es productiva. La gente al principio no lo puede creer pero cuando finalmente lo entiende y se da cuenta de que funciona, se enamora de nuestro modelo de educación. 

Otro de los desafíos fue pensar cómo íbamos a comunicar nuestra propuesta a los empleadores y estudiantes para que entiendan que somos una opción diferente vs. el resto de las opciones del mercado y que somos más que un bootcamp, porque no solo brindamos educación de calidad, si no que también formamos a nuestros estudiantes con los soft skills que el mercado necesita. Los ayudamos a conseguir trabajos y prepararse para entrevistas, y también les enseñamos a trabajar en equipo, a comunicarse, a tener disciplina. Para nosotros nuestros graduados son los mejores embajadores para esparcir la revolución que estamos generando.

E: ¿Tienen alguna anécdota para contar?

¡Tenemos miles! Siempre decimos que Henry no solo te cambia la vida porque te abre las puertas a un mundo de posibilidades en tecnología, si no que también te da la oportunidad de formar parte de una comunidad muy fuerte y donde realmente se generan lazos para toda la vida. De hecho, hay dos Henry’s -como llamamos a nuestros estudiantes- que vivían en distintas ciudades, se conocieron en la carrera, se enamoraron y ahora viven juntos y están en pareja. Y hay otros dos que se hicieron amigos y se fueron a vivir juntos y ahora ambos trabajan en Henry. 

Algo muy anecdótico también de la historia de Henry es que nacimos justo una semana antes de la pandemia. Ya desde antes del COVID-19 tenía la visión de formar una compañía y academia 100% remotas. Muchas personas incluso nos dijeron que no iba a ser posible y después a la semana se anunció la cuarentena obligatoria, que forzó a todas las empresas y academias a volcarse a la virtualidad. A raíz de esto, a las pocas semanas ya teníamos una demanda completamente inesperada de aplicantes y desde entonces no paramos de crecer.

E: Desde el día 1, ¿cuánto viene creciendo la empresa? 

Desde que nacimos que la empresa no para de crecer. De admitir 6 personas argentinas en el primer cohorte en marzo 2020 pasamos a admitir 500 personas de todo Latinoamérica por mes en la actualidad. 

E: ¿Qué decisiones tomaron para permitir que la empresa escale? 

Tomamos muchas decisiones que fueron haciendo para que escale la empresa. Dedicamos mucho esfuerzo y tiempo a conocer a los usuarios y cada mercado en particular. También nos enfocamos en contratar al mejor equipo, pensar procesos eficientes y trabajar muy fuerte sobre la cultura de la compañía.  

E: ¿En cuántos países están presentes? 

En Argentina, Colombia, México, Chile, Uruguay entre otros. 

E: ¿Cómo fueron construyendo el equipo de trabajo? ¿Hoy cuántos empleados tienen?

Hoy en Henry hay 39 personas trabajando, de las cuales 14 son mujeres, pero estamos constantemente expandiendo el equipo. Creemos en la diversidad como motor por eso formamos nuestros equipos con hombres y mujeres de distintos países de Latinoamérica porque convivir con distintas miradas e ideas nos permite ser mejores, más creativos e innovadores.

E: Como contabas, tienen un modelo de negocio novedoso, dónde el alumno paga por el curso una vez que consigue trabajo, ¿por qué lo hicieron así?

Latinoamérica es una de las regiones con mayor desigualdad social y económica del mundo. Las carreras universitarias son largas y costosas y mucha gente no puede no trabajar por 4 o 5 años para poder estudiar. Por eso, nosotros decidimos invertir en la educación de las personas para que todas las personas puedan tener la oportunidad de acceder a educación de calidad. Queremos descubrir el potencial de las personas y capacitarlas en herramientas digitales que les permitan cambiar su vida. 

Gracias a nuestro innovador modelo de financiamiento, las personas estudian sin ningún costo inicial y pagan la carrera cuando consiguen un trabajo bien remunerado. De esta manera, las personas tienen la oportunidad de cambiar su realidad, acelerar sus carreras y conseguir un ingreso que en promedio triplica su ingreso anterior. 

E: Muchas personas creen que, para ser un developer, hace falta ser “un erudito”, ¿cómo se puede romper ese mito que muchas veces condiciona a la hora de anotarse a este tipo de cursos? ¿De qué disciplinas son sus alumnos?

Cualquier persona que tenga disciplina, compromiso y ganas de aprender puede ser programador. No hay que ser un erudito, solo practicar muchas horas, esforzarse y no bajar los brazos. Nuestros Henry ‘s -como llamamos a nuestros estudiantes- vienen de muchas disciplinas distintas, desde ingenieros, psicólogos, y economistas hasta gente sin experiencia universitaria previa.

E: ¿Cómo está posicionada Latinoamérica como región para formar talentos como los que busca Henry? ¿Qué oportunidades y desafíos encuentran allí?

Latinoamérica presenta una gran oportunidad para formar talentos porque en toda la región hay una brecha de habilidades muy grande. Según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en 2020 hubo más de 1 millón de puestos vacantes en tecnología, mientras que menos de 100.000 profesionales se graduaron en toda la región. Sumado al hecho de que muchas profesiones tradicionales cada vez tienen menos oportunidades de empleabilidad, es evidente la necesidad de que las personas adquieran nuevas habilidades y hagan una transición a nuevas carreras, ya que industrias enteras se transformarán o desaparecerán a luz de la pandemia. 

El sector tecnológico presenta una oportunidad enorme para quienes quieran tener una carrera en una de las industrias mejor pagas del mercado. La demanda de trabajos en tecnología no para de crecer y, de acuerdo a un estudio de Microsoft y LinkedIn, se espera que para 2025 haya más de 10 millones de vacantes abiertas en la región.

E: ¿Tienen algún caso de éxito de algún alumno/a que los llene de orgullo?

¡Todas las historias de nuestros Henrys nos llenan de orgullo! Todo el equipo se emociona cada vez que hay un BOOM (que es como decimos cuando un Henry consigue un trabajo) porque sabemos el impacto que ese boom genera en sus vidas. 

Una de las historias que se destaca dentro de nuestros estudiantes de Argentina es la de Juli, de San Juan. Es Licenciada en Recursos Humanos y tiene 29 años. Durante la pandemia estaba cursando el tercer año de la Licenciatura en Filosofía pero se quedó sin clases y ahí se encontró con Henry. Siempre quiso estudiar programación pero por razones económicas nunca pudo hacerlo. Ahora Juli trabaja remoto para Scale AI, un startup de inteligencia artificial de Estados Unidos. 

Lucía también cambió su vida después de pasar por Henry. Tiene 23 años y antes de Henry era compositora musical. Actualmente, está feliz trabajando en Auth0, uno de los unicornios argentinos, e incluso ya cuenta con acciones dentro de la compañía. ¡Fue impensado para ella hace unos meses!

Por último, la historia de Andrés también es de mucho impacto. Tiene 33 años y antes de convertirse en developer trabajaba como repartidor en Rappi. Hoy gracias a Henry está trabajando remoto para una startup de México, fundada por dos ex Tesla. 

E: ¿Qué planes tienen para la empresa en los próximos 5 años?

En Henry tenemos una meta ambiciosa: queremos ser el hub de desarrollo más grande de Latinoamérica. En los próximos 5 años queremos formar 100.000 desarrolladores invirtiendo en la educación de las personas y luchando contra el problema de la falta de  talento digital calificado que tienen las compañías de todo el mundo. Además, nos gustaría lanzar Henry en los países más importantes de la región.

E: ¿Hacia dónde creen que va la industria EdTech?

Creemos que lo que estamos generando en Henry es solo la punta del iceberg. Hoy tenemos solo una carrera y es recién el comienzo. La educación es fundamental para el progreso por eso creemos muy valioso que haya empresas como Henry que derriben las barreras que hoy tiene el sistema tradicional y le brinden posibilidades de estudiar a personas que estaban aisladas geográfica o económicamente. 

No creemos que los cursos on demand vayan a reemplazar a los profesores, pero sí pensamos que va a existir un modelo mixto donde la tecnología complemente la enseñanza de instructores o docentes, y donde los datos nos ayuden a tomar decisiones enfocadas en mejorar la experiencia de los alumnos y la calidad educativa que reciben. En carreras tecnológicas es muy importante que las currículas se adapten al mismo tiempo en el que salen nuevas tecnologías y las empresas cambian.

Comentarios

  1. carlos Sandoval

    Esta academia es realmente lo que se necesitaba dentro de las opciones presentes, ellos lograron romper con los modelos educativos y de formación que imperaban, con henry logre encontrarme con una carrera y la especialización en un combo que nos entrega las herramientas o tecnologías más demandadas, es grandioso ver a los estudiantes cumplir sus metas, comencé a estudiar en la academia hace unos meses, y doy fe, que luego de los primeros meses ya transcurridos, el programa de estudios es intensivo pero se disfruta a diario… muchas gracias a estos dos hermanos por avanzar en este proyecto que hace tanto bien. muy sinceramente Carlos S`.`

  2. Fede

    No hay nada de innovador. Se han limitado a copiar a otro bootcamp. Así, cualquiera gana premios. Y como borran los comentarios, tocó venir hasta acá.

  3. Enrique

    Fede: Para Argentina es innovador o acaso vos conocés alguna otra empresa que haga lo mismo en el país ? Y creo que lo mismo vale para el resto de latinoamérica. Y si se tomó la idea de otra empresa que hacia algo similar, cúal es el problema ? Mercado Libre inicialmente fue un calco de e-bay y no podes decir que no son innovadores. Hacer algo nuevo en Argentina que es un mercado tan diferente al de otros paises y mucho mas regulado, es ya de por sí riesgoso y requiere el coraje de un emprendedor. No es automático, los premios están bien ganados.

  4. Excelente trabajo e iniciativa de de Henry ,dando posibilidades a los emprendedores y motivarlos a no bajar los brazos
    Como emprendedor y luchador empedernido tratando de abrirme camino en este mundo genial que nos toca vivir
    Lo mio es RINDE la plataforma para la cosecha, invento mundial Mendocino Argentina
    rindeagro en Instagram
    Cuenten conmigo
    Saludos 🤗

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Preguntas frecuentes

Todo lo que necesitas saber acerca de ScaleUp

No. Antes de la primera semana de marzo recibirás un mail que te confirmará si quedaste seleccionado para avanzar en el proceso de selección.

De ser seleccionado serás entrevistado por el staff de Endeavor. Luego habrá un Selection Day realizado por un comité interno de Endeavor, donde aquellos pre-seleccionados tendrán la oportunidad de presentar su pitch deck. Luego del Selection Day se informará qué empresas serán participantes del programa.

Todas. No excluimos ninguna industria; miramos el grado de innovación del negocio, el timing en relación al mercado y el perfil del emprendedor.

Si, es necesario tener un emprendimiento que además facture por encima de los 500.000 USD anuales. No será tenido en cuenta el Gross Merchandise Volume sino la facturación

¿Puedo postularme si no soy argentino?
Si, siempre y cuando parte de tus operaciones y el negocio se encuentren en Argentina .

Si. Hay 2 ediciones por año. La primera se convoca en febrero y la segunda en julio.

Sí, claro. Deberás completar el formulario de la edición en la que quieras participar.

El programa tiene una duración de 5 meses: la primera edición de cada año se extiende de marzo a julio y la segunda , de agosto a diciembre.

Lo podés hacer enviando un mail a scaleup@endeavor.org.ar

Los emprendedores tendrán un Account Manager asignado de Endeavor con quien realizarán un Assesment para identificar desafíos. A partir del mismo, se asignará un mentor padrino para definir la estrategia de la compañía y con quien se reunirán cada mes y medio. También habrá 3 mentorías puntuales con mentores que tengan know how en los desafíos que atraviese al emprendedor. Por último, habrá eventos de networking y 4 RoundTables en donde, juntos a los demás seleccionados, escucharán a Expertos en temáticas de interés común.