La médica que comparte conocimiento y ayuda a salvar vidas en toda la región

Georgina es emprendedora y lidera Un Ensayo Para Mí, una plataforma que permite conocer los ensayos clínicos que se están realizando actualmente y postularse para participar en dichas investigaciones. Con su trabajo, crea nuevas oportunidades para enfermedades propias y las de otros pacientes. Leé la nota completa acá.

El exceso de información que está circulando en torno a la pandemia, su evolución y efectos no alcanza límites. Por esta razón, acceder a fuentes confiables y oficiales de información es fundamental, no sólo para cuidar la salud sino para tomar buenas decisiones. En este sentido, algunas compañías de la industria de la Salud, como  Un Ensayo para Mí, han decidido acercarle contenido y herramientas relevantes al público.

Se trata de una plataforma web líder en la región de ensayos clínicos para encontrar tratamientos y, en esta oportunidad, amplió su contenido y diseñó una sección especial sobre el Coronavirus que cuenta con información de fuentes oficiales e instituciones de renombre para que el lector pueda acceder, de forma completa, desde un sólo lugar. También, allí se comparten todos los ensayos clínicos que se están haciendo en el mundo – son los únicos que tienen el material en español- para que diferentes periodistas, médicos o curiosos puedan leerlo. A lo anterior se suma un sistema de teleconsulta gratuita.

La compañía está liderada por Georgina Sposetti, quien es su fundadora y CEO y además fue seleccionada como una de las participantes del Scaleup Program, el programa de aceleración de empresas de Endeavor, por su grado de innovación y potencial de crecimeinto.

En entrevista con Endeavor, esto es lo que dijo:

¿Cuál es la historia detrás de tu emprendimiento? ¿Cómo nació tu negocio?

Georgina Sposetti: Un Ensayo para Mí nace de una necesidad personal y también profesional. Soy médica, investigadora y durante más de 15 años trabajé invitando a pacientes a participar de estudios de investigación donde se prueban y desarrollan los medicamentos y siempre me preocupó la falta de información que tenía la gente.

Hasta que un día la vida me puso del lado del paciente y me ví sentada del otro lado del escritorio. Hace 7 años me diagnosticaron una enfermedad muy rara que no tenía tratamiento. Y lo primero que hice fue buscar un ensayo clínico donde participar. Fue ahí donde me dí cuenta que para cualquier persona sin lenguaje técnico eso era una misión imposible y que había muchos pacientes que se estaban perdiendo la posibilidad de tener una oportunidad por falta de información. Así decidí comenzar a pensar en armar esta plataforma.

¿Tenías experiencia en el sector?

GS: Trabajo hace más de 18 años en investigación, cofundé hace 15 una institución que se dedica a investigación clínica. Conocía muy de adentro el problema que existía tanto para pacientes e investigadores como para la industria farmacéutica. A pesar de conocer el problema desde mi lugar profesional, no fue hasta que lo viví como paciente que no me decidí a intentar resolverlo.

Brevemente, ¿de qué trata tu modelo de negocio? ¿Qué valores tratás de transmitir?

GS: Tenemos un servicio freemium. Para los pacientes e investigadores toda la plataforma es gratuita. Nuestro foco social está basado en eso. Democratizar la información y dar acceso gratuito a todos. Por otro lado, nuestro modelo de negocios se basa el desarrollo de campañas de comunicación en las redes sociales informando el desarrollo de estudios de investigación en particular. Le damos soporte a los investigadores y a la industria farmacéutica.

El principal valor que queremos transmitir es que una enfermedad se puede convertir en un oportunidad, sólo hay que encontrar cuál. Participar de un ensayo clínico puede ser una.

¿Cómo es tu rutina diaria?

GS: Dejé mi anterior emprendimiento hace dos años para dedicarme 100% en este nuevo proyecto. Y mi  rutina cambió drásticamente. Pasé de atender pacientes en el consultorio y ser investigadora a trabajar con mi computadora la mayoría del tiempo. Viajo cada 15 días a Buenos aires donde está casi todo el equipo. En algún momento tuvimos oficinas pero dejamos de tenerlas para ser “full remote” unos meses antes de la pandemia y fue una gran decisión. Tenemos gente trabajando en el equipo en Santa Fe, Córdoba, Bs As y ahora en Chile, Colombia y México. 

Viajo para distintas reuniones y mensualmente nos juntamos todos los que podemos físicamente y el resto sigue remoto. Nacimos de esta manera y estamos creciendo así también. ¿Horarios? ¡No tengo! Ser emprendedor es trabajar con el cuerpo y sobretodo con la mente 24/7. 

¿Qué desafíos iniciales se te presentaron? ¿Cuáles tenés actualmente?

GS: En primer lugar, somos la primera plataforma de este estilo en Latinoamérica y fue y sigue siendo difícil comenzar con algo innovador que no existía, en un rubro tan sensible como la salud. Hoy, el Coronavirus aceleró el conocimiento de la gente sobre la importancia de la investigación. Nos parece increíble que la gente esté esperando resultados de ensayos clínicos y que esté en boca de todos! Me da mucha felicidad que uno de nuestros objetivos, concientizar a la población, se esté logrando. La pandemia nos trajo muchos problemas como a todos, pero tal como es nuestra esencia dijimos “saquemos lo bueno que esto nos puede dar”. El mayor problema fue que se paralizó el ingreso de pacientes en casi todas las enfermedades, por eso dijimos buscamos el lado positivo y vamos a usarlo! Y encontramos varios y estamos trabajando en eso.

El otro desafío que tuvimos fue encontrar inversión, salimos a buscarla cuando aún no habíamos facturado nada. Y luego de varios NO y también de algunas propuestas de inversión que no nos agregan valor más allá de lo económico, encontramos a alguien que confió en nosotros. Pero que, además, ese alguien es muy importante en este sector como es Leandro Sigman. Hoy, él es nuestro inversor ángel y alguién que no sólo nos ayudó con la inversión económica sino con todo su conocimiento.

¿Qué clase de líder sos? ¿Cómo armaste tu equipo de trabajo?

GS: Me cuesta definirme a mí misma como líder, creo que eso lo deberían contar las personas a la cuales lidero. Solo sé que trato de contagiar la pasión y el amor por lo que hago y recordarles, siempre que puedo, cuál es nuestra misión y lo que va más allá del negocio. Tengo la enorme suerte de trabajar con gente que tiene la camiseta puesta. Este proyecto creo que tiene algo mágico y es la devolución que te hacen las personas a la que ayudaste a tener una nueva esperanza. Eso contagia y creo que es el secreto de por que todo el equipo lleva este grado de compromiso.

¿Cuál es tu sueño? ¿Cómo te gustaría estar en los próximos 5 años?

GS: Mi sueño es que este proyecto llegue a millones de pacientes en Latinoamérica. Estudié medicina para ayudar a otros, pero en un consultorio uno puede ayudar sólo a uno, no a cientos de personas. Hoy, la tecnología me permite hacer otro tipo de medicina con un altísimo impacto, algo que nunca pude imaginar cuando empecé mi carrera.

Hacia el futuro, si bien actualmente estamos trabajando en Argentina, México, Colombia y Chile, queremos llegar a Brasil antes de fin de año. En los próximos 5 años me imagino liderando una empresa regional y también haber llegado a España. Innovando y creando nuevos servicios que ayuden a aumentar la velocidad con la que se descubren nuevos medicamentos.

¿Qué necesita una mujer líder para romper estereotipos culturales actuales? 

GS: La barrera más grande que sentí es poder equilibrar mi rol de mamá y profesional. Me llevó años de terapia entender que mis hijos iban a estar bien a pesar de todas las horas que le dedicaba a mi carrera. Para mi, el estereotipo que más me costó atravesar es el de la maternidad. Ser mamá y tener éxito profesional durante mucho tiempo me resultaba algo imposible de lograr sin sufrimiento. Después, entendí que no sólo se puede romper ese estereotipo, sino que nuestros hijos crecen más felices con una mamá que contagia amor por lo que hace. Tengo hijas mujeres y creo que ese es el mejor ejemplo que les puedo dejar. Para mí, la mirada de otras mujeres con el tema maternidad fue la barrera que más me costó atravesar.

¿Cuál fue la lección más importante que aprendiste y aplicás al trabajo?

GS: De lo que más aprendí fue de mi enfermedad y de que los obstáculos que te pone la vida los podés tomar para sufrir y lamentarse o para crecer y querer superarlos. La perseverancia y el esfuerzo es lo único que te lleva lejos y, si encima amás lo que hacés, todo vale la pena. Como emprendedora no parás de chocar con dificultades y perseverar y seguir un sueño. Es lo único que te hace salir adelante.

Si tuvieras que elegir a una mujer como fuente de inspiración, ¿a quién elegirías? ¿Por qué?

GS: Frida Kahlo sin duda. Me parece una persona fascinante quien encontró en una adversidad una oportunidad. Ella sufrió muchos problemas de salud desde pequeña y gracias a que pasó meses en su cama, empezó a pintar. Lo que sería su pasión toda la vida y con la que trascendiera. Me parece un ejemplo de lucha y de perseverancia. Además tenía un compromiso social muy importante.

 

Endeavor Argentina

Una respuesta en “La médica que comparte conocimiento y ayuda a salvar vidas en toda la región”

  1. Muchas gracias por tu aparicion en La Nacion
    Despues de varios diagnosticos neurologicos y de columna dí con el Dr, Rey que me diagnostico CIDP. Por las caracteristicas de la misma es de la categoria MNM, pero por ahora afectado los miembros inferiores, los gemelos
    Estoy por la tercera sesion de inmunogamaglobulina; en un estado estable de los sintomas
    Hago gimnasio y electroestimulacion
    Quisiera estar en contacto para ver que puedo aportar y que me pueden ofrecer

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *