Por qué la Innovación Abierta esta modernizando la economía

Para llevar adelante iniciativas de Innovación Abierta exitosas es necesario entender de qué tratan, cómo pueden las organizaciones mapear a su ecosistema e industria y analizar cuáles serán los beneficios. En esta nota, lo que tenés que saber según Karen Mirkin de Wayra.

Columna escrita por Karen Mirkin, Head of Investments and Open Innovation Initiatives en Wayra.

¿Qué es Open Innovation?

El término de Innovación Abierta (IA), lo inventó Dr. Henry Chesbrough, y su definición esta en su libro “Open Innovation“: “Innovación Abierta argumenta que el futuro pertenece aquellos que harán el mejor trabajo integrando lo mejor de sus capacidades e ideas internas, junto con los mejor de las capacidades e ideas expertas. Bajo este modelo se acelera la innovación internamente (al hacer uso de diferentes fuentes) al tiempo que se expanden los actores que hacen uso de los resultados obtenidos.

Para que la IA suceda, se necesita un enfoque descentralizado y se basa en tres grandes verdades:

  • Tanto las ideas externas como las internas tienen el mismo valor.
  • El conocimiento útil hoy está extensamente distribuído (dentro de la organización y con otros actores).
  • El foco debe estar en la generación de nuevos conocimientos y además en cómo es posible compartir el mismo con el ecosistema (a esto se lo conoce como knowledge brokering).

Comparto la visión de Rick Karlgaad,  “la organización no es una máquina de talento limitada y estructurada, sino un sistema de vida poroso; que debe ser cultivado orgánicamente.” Las empresas deben dejar su ego de la lado, para comprender que para sobrevivir y seguir siendo competitivas, necesitan cooperar con otros agentes, generando las interfaces para que esto suceda.

¿Cómo se compone?

El modelo de Innovación Abierta está integrado de dos partes:

Por un lado el “Inbound”, es decir, la utilización por parte de la organización de fuentes externas de innovación. Para adquirir y obtener experiencia e informacion externas, es necesario escanear el entorno para identificar, seleccionar, utilizar e internalizar ideas -por ejemplo utilización de IP´s de terceros, o de usuarios, o clientes en sus procesos de desarrollo de nuevos productos- entre otros.

Por el otro lado, el “Outbound”, la innovación saliente que aborda cómo la empresa va a poner a disposición del ecosistema (externo a la organización) sus innovaciones. Algunos ejemplos son las APPIs abiertas, comercializaciones, etc.

¿Qué cambios debe hacer la organización para pensar en estas iniciativas?

Para que este cambio suceda, las empresas deben:

  • Mapear sus ecosistemas: Identificar quiénes son los interlocutores que tienen el conocimiento que su organización precisa (y acá debemos movernos de la división Publico & Privado): Universidades, ONG, clientes, usuarios, competencia, entes públicos.
  • Entender cuál es el input que precisan de ellos y que tiene su empresa para brindarle.
  • Eliminar el “comprar, adquirir, sueldo” como única moneda de intercambio. Existen múltiples mecanismos disponibles para la interacción.
  • Entender la cadena de valor de la industria en la que su empresa es parte: muchas veces tendrán que trabajar en conjunto con proveedores o con canales de venta (acciones de integración vertical o bien horizontal)

¿Cuáles son los beneficios de estas iniciativas?

Los beneficios son múltiples y no impactan solamente en el actor que realiza innovación abierta, sino que todo el ecosistema se nutre de los mismos volviéndose un circulo virtuoso.

El actor principal se beneficia de nuevas ideas, conocimientos y puntos de vista  que no eran parte de la corporación. Pensemos:  ¿cuánto tiempo le hubiese llevado a la organización, reclutar, y capacitar a todos los perfiles que precisa para realizar un desafío particular?

Es difícil predecir de donde aparecerán los futuros competidores. Al hacer uso de la innovación abierta, los actores tienen una visión mas holística de la industria, generan ventajas competitivas en procesos clave.

Las organizaciones necesitan tener inteligencia adaptativas -aprender y desaprender rápidamente- exponerse a otros actores, con miradas complementarias de la industria. Las iniciativas de Innovación Abierta ayudan a reducir los desafíos de adaptación a nuevos ambientes.

Hoy en día, ya no es unidireccional que la empresa empuje productos a mercado. Los ciclos de vida de producto se volvieron más cortos, el cliente tiene mayor poder y voz, por lo que involucrar a la comunidad permite desarrollar productos con un fit mas acertado en un período más corto de tiempo, generando otro vínculo con el cliente final.

Adicionalmente, se reducen los costos y los tiempos de investigación, se comparten los riesgos y se incorpora innovación al mercado mas rápido.

En otras palabras, la empresa desafía su propia cultura y permite nutrirse de procesos y prácticas, algo difícil de modificar en el corto plazo. Para trabajar con estas iniciativas de forma exitosa, la IA debe ser parte de la cultura de la empresa para lograr ese cambio estructural definitivo y no un proyecto independiente con inicio y fin.

Es importante aclarar que la innovación abierta, no se opone a la innovación cerrada -donde todo el proceso de innovación ocurre puertas adentro- sino que lo complementa. Aquellas organizaciones que deseen trabajar de este modo, deben ser conscientes que son iniciativas cuyos beneficios y retornos se pueden medir en el largo plazo, donde tiene que haber no solamente un cambio entre quienes lo trabajan, sino que además, deben ser los empleados y la alta gerencia los que impulsen la transformación dentro de la compañía y sean más competitivos.

Para leer más contenido escrito por Karen, ingresá ACÁ.

Endeavor Argentina

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *