Cómo innovar desde los procesos de mi empresa - Endeavor
Contacto
Av. del Libertador 105, Docks Al Río, Vicente López, Buenos Aires, Argentina
info@endeavor.org.ar
Te: (+5411) 5272-3100

Cómo innovar desde los procesos de mi empresa

En este mundo tan competitivo, las empresas con más chances de prosperar son las que innovan. Innovar tiene muchas definiciones, pero en concreto significa prestar atención a los cambios del entorno y responden a ellos con mejoras en sus modos de producción, de organización, en su forma de distribuir o de presentar un producto. Una de las formas para hacerlo es a través de la tecnología, por lo que muchas empresas cuentan con departamentos de I+D+I (Investigación, Desarrollo e Innovación) en busca de ventajas competitivas en el mercado. Entendemos a las ventajas competitivas como el diferencial que tiene una compañía frente a otra, lo cual la lleva a ganar clientes y cuota de mercado.

Aunque se suele pensar que la innovación está solamente centrada en el producto o servicio, existen al menos 5 tipos de innovación que abarcan todo su ciclo:

  • En el modelo de negocio o gestión
  • En los procesos
  • En el mercado
  • En el producto o servicio
  • En la organización

Para el objetivo de esta nota, nos centraremos en la innovación desde los procesos. Esta tipo de innovación demanda la implementación de nuevos (o mejores) procesos de fabricación, logística, distribución o técnicas de software y equipos. Sus principal beneficio es reducir los costos. A diferencia de la innovación de producto, que es la más visible para los consumidores, la innovación de procesos impacta en primer lugar al equipo y stakeholders internos.

Qué necesito para innovar desde los procesos

1. Crear una cultura de innovación

El primer paso para crear una cultura de innovación es fomentar el pensamiento creativo entre todos los colaboradores. Desde la integración de diferentes perspectivas a mayor tolerancia al error, todas son oportunidades para traer nuevos enfoques a lo que se viene haciendo y probar cosas nuevas. Muchas veces, las empresas gastan grandes sumas de dinero en auditorias o consultorías de terceros pero la semilla del cambio está en el seño de la organización: su cultura.

2. Establecer objetivos

Para lograr buenos resultados, es fundamental la planificación. Pensar en los objetivos y armar un plan con acciones para alcanzarlos será la hoja de ruta para la empresa. Ninguna de las marcas más innovadoras que conocemos hoy logró cambios sin una estrategia detrás. Algunas preguntas disparadoras: ¿Qué procesos de la empresa podrían cambiarse? ¿Qué recursos necesito para empezar? ¿Qué tecnología existe hoy que no estoy usando para facilitar el trabajo? ¿Hago cosas que podrían estar automatizadas?

3. Crear un equipo adecuado

Si querés lograr cambios, hace falta darle las herramientas necesarias a tu equipo para que pueda seguirlos. Crear el equipo adecuado significa identificar a las personas con una actitud innovadora, ganas de aprender y asumir riesgos. Otro tema clave es involucrar en algún momento del plan a diferentes personas de otras áreas para que sumen su visión.

4. Evaluar y medir los resultados

Dentro del plan, será necesario establecer plazos claros de trabajo y de implementación de los nuevos procesos. Los cambios serán incrementales o radicales, pero nunca inmediatos. Igualmente, hay que tener en cuenta que va a ser necesario aplicarle modificaciones al plan inicial. Ningún proyecto saldrá perfecto desde el principio. Acá la clave es probar, medir, iterar una y otra vez hasta alcanzar las expectativas. Recordá: Idear, prototipar, escalar.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *