Dana Tilve, directora de Ingeniería de Wolox: “Cuando entré descubrí todas las razones por las que me quería quedar, vi lo distinto que era trabajar en una empresa más horizontal”

Se cambió de carrera, recibió una oferta de trabajo sin buscarla y se enamoró de esa nueva oportunidad. Es líder de más de 150 “woloxers”, le gusta la tecnología y está convencida que el trabajo en equipo es la clave para obtener buenos resultados. Leé más acerca de su perfil en esta nota.

“Llegué a Wolox a través del contacto de una de las integrantes del equipo de reclutamiento a mi LinkedIn cuando recién había pasado un año desde que había entrado a la carrera de Ciencias de la Computación, ahí por el 2016”, comienza Dana a contar su historia.

Si bien ella tenía compañeros de la facultad que ya trabajan allí, lo único que sabía en profundidad era que trabajaban con tecnologías de vanguardia – lo cual siempre llamó mucho su atención – y tenía un ambiente de trabajo muy bueno y facilidades como poder trabajar part-time, algo que para momentos de cursada siempre viene bien.

Con el tiempo, luego de haber ingreso a la empresa, ella armó su lugar, se acostumbró a trabajar en un entorno 100% colaborativo y hoy es la Directora de Ingeniería y un gran ejemplo para muchos empleados de la empresa.

En entrevista con Endeavor, esto es lo que contó:

E: ¿Por qué decidiste sumarte a la empresa? 

A: En ese momento no estaba buscando trabajo activamente, me estaba dedicando de lleno a estudiar porque hacía poco me había cambiado de carrera y sabía que conseguir un trabajo para alguien que nunca había tenido experiencia laboral era algo difícil (como en cualquier otra profesión, creo). Pero, sabía que quería meterme en esa industria porque mis docentes en general lo habían hecho y también era su recomendación para aproximarme a resolver problemas menos teóricos. Vi en Wolox una oportunidad que no podía dejar pasar porque, como decía, sabía que era un lugar con un ambiente genial – lo constaté durante las entrevistas, ¡nunca me sentí tan cómoda en una situación de examen como esa vez! – y me estaban dando una oportunidad que no era fácil de conseguir, menos con la edad que tenía – en ese momento tenía 25, esta era mi segunda carrera, había empezado haciendo Diseño Gráfico ahí mismo en Ciudad Universitaria en la FADU.

Cuando entré descubrí todas las razones por las que me quería quedar, vi lo distinto que era trabajar en una empresa más horizontal. Había trabajado previamente 4 años en una posición completamente distinta, aunque también en una empresa de tecnología. Allí, me empezó a interesar el tema e incluso me apoyaron muchísimo mis compañeros cuando empecé a tener mis primeros acercamientos al código y a la carrera.

E: ¿Qué te motiva todos los días a seguir trabajando en la compañía después de este tiempo?

A:  Como persona lo que me motiva es poder ver a las personas alrededor mío crecer a nivel profesional y personal. Hoy en día estoy pudiendo traccionar esto en Wolox no sólo para mi equipo directo, sino para nuestros más de 150 woloxers en el equipo de Ingeniería. Otra cosa que me motiva a trabajar de trabajar en Wolox y personalmente lo que me hace seguir eligiendo a la empresa es que todo el Management (Top, Middle, ¡todos!) está siempre dispuesto a abrir un lugar en su agenda y darte un espacio para preguntar, comentar, etc. Uno se siente muy tenido en cuenta y escuchado.

E: ¿De qué forma creés que Wolox te transformó como profesional?

A: Puede sonar un poco fuerte, pero creo que hoy soy quien soy por lo que me enseñaron mis mentores, compañeros y referentes acá en Wolox, considero que mi experiencia en la compañía no sólo me transformó a nivel profesional sino también a nivel personal. Haber tomado un camino de liderazgo me balanceó muchísimo como persona. En sí, aprendí muchísimo sobre la industria del desarrollo de software, sobre productos digitales, sobre el negocio de las compañías de desarrollo de software, sobre cómo proyectar, tomar decisiones de compromiso evaluando los riesgos e impacto. Sobre todo, aprendí a confiar en la capacidad de las personas, a escuchar más allá de las palabras, a buscar feedback, a ser muy receptiva a la retroalimentación y a trabajar en equipo. En sí, me siento muy afortunada y agradecida de que Wolox me haya abierto tantas puertas y ofrecido tantas posibilidades.

 

 

E: ¿Cuál pensás que fue tu mayor aporte para la empresa?

A: Pienso que mi mayor aporte para la empresa hasta este momento fue contribuir al cumplimiento de objetivos clave, específicamente en un momento de crecimiento muy fuerte, que fue justo cuando empecé a desarrollarme como Manager. Creo que logré adaptarme, y aprender rápidamente y tomar ciertas responsabilidades y decisiones que antes eran mucho más desafiantes y ahora son parte de mi día a día. Otro punto a tener en cuenta fue el esfuerzo colectivo entre distintas áreas como el equipo de People, los entrevistadores, capacitadores y líderes técnicos del área de Tecnología. Sin buenas sinergias entre todos no hubiéramos podido hacer crecer el equipo a un ritmo acelerado en tan poco tiempo.

E: Me contaban que sos Directora de Ingeniería, ¿creés que es difícil encontrar mujeres en estos puestos dentro de las empresas?

A: Definitivamente, me da la impresión que acá en Argentina es aún más difícil. De por sí, cuesta encontrar mujeres en Tecnología, lo veo en speakers y participantes de eventos, postulantes a posiciones técnicas, la facultad, etc. Si bien hay muchísimas iniciativas para reducir esta brecha, aún sigue siendo una industria que no es elegida por muchas. Mi opinión personal es que hay varias carreras o profesiones que están etiquetadas o encuadradas bajo conceptos de género y lamentablemente romper con esos esquemas toma tiempo. Según un estudio de McKinsey del 2019 hay entre un 30 y 20% de mujeres en posiciones de Management senior (directoras, VPs, C-levels, etc.) lo cual indicaría en principio que somos minoría, por eso también se dificulta encontrarnos.

E: ¿Alguna anécdota para contar? 

A: ¡Muchísimas! Te cuento un hito, el año pasado hicimos la primera Wolox Hackathon Global de la compañía en simultáneo en las 3 sedes operativas, ¡los equipos estaban dispersos por el continente! Fue un desafío genial porque, además de que personalmente perdí mucho de mi miedo a hablar en público sirviendo de anfitriona, los proyectos fueron, para orgullo de todos, en su mayoría orientados a cuestiones de impacto social. Realmente estoy encantada con la calidad de las personas que hay en la compañía y lo que se logró hacer en el brevísimo tiempo que duró (menos de 48 hs). El proyecto ganador, elegido por los mismos participantes, consiguió hacer un lector de lenguaje de señas como aplicación mobile.

 

Endeavor Argentina

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *