"Siempre me dijeron para dónde ir, ahora yo tenía que marcar el rumbo" - Endeavor
Contacto
Av. del Libertador 105, Docks Al Río, Vicente López, Buenos Aires, Argentina
info@endeavor.org.ar

“Siempre me dijeron para dónde ir, ahora yo tenía que marcar el rumbo”

Almendra Hermida, una de las ganadoras del programa de aceleración para mujeres de HSBC y Endeavor, nos cuenta cómo nació Autoinspector, la insurtech que creció más de 400% en tan solo 6 meses.  

Las redes sociales nos conectan no caben dudas, a través de ellas algunos consiguen pareja, rastrear compañeros de la infancia, por qué no espiar a algún ex; pero para otros, son el puntapié para crear un emprendimiento. 

Así fue como surgió Autoinspector, una compañía de inspecciones para registrar, autenticar y dar trazabilidad a bienes, documentos y personas. 

Calentando motores

Esta es la historia de Almendra Hermida, la ingeniera industrial que desde chica mamó que la cultura de trabajo era en relación de dependencia. “Un poco de ansiedad, un poco de aburrimiento, que los caminos no se estaban dando tan rápido en Quilmes (empresa en la que trabajó 7 años) y un poco de sentir que cada vez crecían más las ganas por hacerlo, decidí ir a España a estudiar durante un año un master en supply chain, en logística”, recuerda Hermida.

Pero para acercarnos al momento en que surgió la insurtech Almendra tendría que volver del viejo continente, pasar por una pyme de construcción modular en la que se empleó aun teniendo las puertas abiertas de su antiguo trabajo (se iba acercando ¿verdad?), y cruzarse en LinkedIn con el perfil de un antiguo compañero de la escuela y futuro socio de Hermida.  

Autoinspector: una startup para seguros

Bien, del café con aquel viejo amigo, Ezequiel Niedfeld, surgió la idea de crear la empresa que nació para resolver, evitar, mitigar, el fraude en la industria de seguros.

“Nuestros padres son de la industria, teníamos los contactos, la gente con quien validarlo, dónde probar el producto y consultar la tecnología…”, recuerda la COO y cofundadora. ¿Qué descubrieron rápidamente? Los números daban, la idea estaba y la necesidad era real. 

La problemática

“Hoy una aseguradora grande debe tener 40 mil pólizas emitidas por mes y si tenés que hacer una inspección a cada auto, necesitás una cantidad de inspectores terrible, ponele que como mucho un inspector pueda hacer 6 ó 7 verificaciones por día”, analiza Hermida. 

Es por eso que los socios buscan proveer con infraestructura a las aseguradoras para eliminar esa falta de recursos y que logren escalar sus servicios. “Vos me pedís la inspección, se la mando a tu cliente que la realiza paso a paso y en el mismo momento en que terminó yo te la estoy devolviendo aprobada o desaprobada en función a la validación que nos pidieron”, cuenta la cofundadora acerca del proceso de la insurtech. 

La solución de la compañía está orientada a buscar la escala, que todo tenga una trazabilidad y no solo sea una herramienta para un momento puntual, por ejemplo, un siniestro. Con la posibilidad de volumen que otorga la empresa se podrán realizar inspecciones a más cantidad de clientes al momento de emitir las pólizas y así generar más oportunidades de comparación para constatar que efectivamente corresponde salir a respaldar un seguro. 

Cómo pivotar a tiempo 

Lo que muchos no saben es que el camino no fue lineal. Apenas habían comenzado a validar su MVP los fundadores tomaron la decisión de frenar 3 meses de avances comerciales para acomodar nuevamente el producto y poder salir nuevamente a golpear puertas. “Armamos en la plataforma toda una parte no code para que cada uno arme la inspección como quiera”, cuenta Almendra. 

Esta solución rápidamente se volvió uno de los diferenciales de la compañía: independencia y agilidad. “Así evitamos que el cliente dependiera de nuestro desarrollarlo que era en definitiva lo que no queríamos”, reconoce Hermida y agrega: “que cada uno haga la inspección como quiera”. 

Otra de las cuestiones que cambiaron sobre la marcha fue agregar microservicios. Así como no querían que hubiera una dependencia de los desarrolladores, tampoco les interesaba que la hubiera con los servidores. 

“Antes nuestra app era monolítica, todo se procesaba en un mismo lugar, apenas vimos que podíamos salir al mercado y podíamos pegar bien, teníamos que pasar a otro tipo de infraestructura de nuestra app y tomamos la decisión de microservicios. Si se llega a caer uno, que no se caiga toda la app. Es una estructura para poder escalar”, comenta la ganadora de Acelerar Creadoras y agrega “cuando sos un equipo chico si algo no funciona podés volver atrás fácilmente. Después, mover a un elefante es mucho más difícil”.  

Un equipo sólido para conquistar al mundo 

El equipo que hoy integran 8 personas, incluidos los socios fundadores, está preparando su regionalización con el ojo puesto puntualmente en Méjico y Colombia. Se trata de dos mercados interesantes para el modelo de negocio de Autoinspector, el cual necesita generar volumen de inspecciones para que puedan acompañar los precios. 

Paralelamente, están armando su primera ronda de inversión para poder llevar a cabo el siguiente paso. Sí, hasta el momento optaron por el bootstrapping y no les fue nada mal. “Desde hace unos meses somos rentables. Desde que empezamos a facturar tuvimos un crecimiento mensual del 42% y ya llevamos acumulado un crecimiento anual de 460% en seis meses”, cuenta Hermida. 

Hoy el cuento suena muy bien y los números más aún, pero con el diario del lunes todos somos Gardel. Almendra tuvo que tomar muchas decisiones difíciles y le faltarán tomar otras tantas para cumplir sus objetivos, pero siempre buscando acompañamiento y guía. Ese sostén lo encontró tanto en los mentores como en la comunidad que se generó durante el programa Acelerar Creadoras de HSBC y Endeavor, del cual resultó una de las dos ganadoras. “Lo que más rescato son las sesiones de post mentoría. Es un plus que no lo tuve en ninguna otra aceleración. El modo taller, trabajar sobre nuestros propios casos fue el punto fuerte y diferencial que disfruté y aproveché muchísimo”, destacó del programa. 

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Preguntas frecuentes

Todo lo que necesitas saber acerca de ScaleUp

No. Antes de la primera semana de julio recibirás un mail que te confirmará si quedaste seleccionado para avanzar en el proceso de selección.

De ser seleccionado serás entrevistado por el staff de Endeavor. Luego habrá un Selection Day realizado por un comité interno de Endeavor, donde aquellos pre-seleccionados tendrán la oportunidad de presentar su pitch deck. Luego del Selection Day se informará qué empresas serán participantes del programa.

Todas. No excluimos ninguna industria; miramos el grado de innovación del negocio, el timing en relación al mercado y el perfil del emprendedor.

Si, es necesario tener un emprendimiento que además facture por encima de los 500.000 USD anuales. No será tenido en cuenta el Gross Merchandise Volume sino la facturación

Si, siempre y cuando parte de tus operaciones y el negocio se encuentren en Argentina .

Si. Hay 2 ediciones por año. La primera se convoca en febrero y la segunda en julio.

Sí, claro. Deberás completar el formulario de la edición en la que quieras participar.

El programa tiene una duración de 5 meses: la primera edición de cada año se extiende de marzo a julio y la segunda , de agosto a diciembre.

Lo podés hacer enviando un mail a scaleup@endeavor.org.ar

Los emprendedores tendrán un Account Manager asignado de Endeavor con quien realizarán un Assesment para identificar desafíos. A partir del mismo, se asignará un mentor padrino para definir la estrategia de la compañía y con quien se reunirán cada mes y medio. También habrá 3 mentorías puntuales con mentores que tengan know how en los desafíos que atraviese al emprendedor. Por último, habrá eventos de networking y 4 RoundTables en donde, juntos a los demás seleccionados, escucharán a Expertos en temáticas de interés común.