Miniatura_Josh_Silverman_Founder_Skype_Endeavor_Argentina_Consejos_Emprendedores_Crisis

Josh Silverman: Consejos para sortear una crisis

Josh Silverman, cofundador de Envite y ex CEO de Skype, analiza las diferencias entre ser emprendedor y sumarse en una empresa ya encaminada. Sus consejos para surfear crisis sin naufragar en el intento.

Josh_Silverman_Founder_Skype_Endeavor_Argentina_Consejos_Emprendedores_Crisis

Cuando era muy joven, Josh Silverman quería cambiar el mundo. En ese momento creía que la mejor manera de transformar la realidad era a través de la política, y así pasó un par de años en Washington, trabajando junto a un senador. Esa experiencia le enseñó mucho sobre liderazgo, y con ese aprendizaje en 1998 fundó su primera empresa, Evite, que vendió en medio de la crisis de las punto com dos años después. En 2003 desembarcó en eBay y fue el responsable de llevar al gigante de e-commerce a Europa. Entre 2008 y 2010 fue CEO de Skype, y desde 2011 es presidente del área de Servicios y Productos para el cliente de American Express.

 

De fundador a CEO

“Ser dueño tiene muchos privilegios. Como fundador tenés el coraje de afrontar decisiones difíciles y contás con cierta perspectiva sobre qué es lo que quieren los clientes. Hay algo del ´alma del negocio´ que viene de estar ahí en el principio, cuando son tres empleados y le hablás al cliente directamente y que es muy difícil de replicar. Por otro lado, el CEO es un empleado, que es contratado y puede ser despedido, y por eso mismo es difícil que tenga el mismo coraje. Sin embargo, tiene la ventaja de tener otra perspectiva, porque llega de afuera, y eso le da la capacidad de desafiar las convenciones. El emprendedorismo genera una capacidad que es fundamental en una gran compañía: la sensibilidad de ser dueño. Creo que donde estés, si pensás y actuás como un dueño, eso te ayuda a ser más valiente, generar mejores negocios, y tener mejores resultados”.

Liderazgo

“Cada acción que llevás adelante como líder tiene un impacto en la compañía. Cuando estás al frente de una organización, las personas están viendo cada cosa que haces, están interpretando tu lenguaje corporal, cuántas veces hablas por teléfono, cuántas reuniones tenés. Tener en cuenta lo que las personas esperan de un líder, sonreír todos los días, demostrar confianza y convicción son parte importante del liderazgo. En el trabajo no puedo darme el lujo de ser pesimista ni de quejarme. Eso lo puedo hacer en casa. Con mis empleados, mi obligación es transmitir confianza, convicción y una dirección clara”.

Crisis

“Cuando una empresa es exitosa, es normal pensar que funciona por todo lo que se está haciendo bien, cuando en realidad, todo va bien por algunas de las cosas que se hacen y a pesar de otras. El arte está en notar la diferencia entre los “porque” y los “a pesar de”. Una crisis, donde uno ve que va a chocar contra una pared a 100 kilómetros por hora, puede ser muy liberadora, porque nos da la oportunidad de tirar todo por la ventana y probar algo drásticamente diferente. Nunca hay que desperdiciar una buena crisis”.

Lo importante

“Ante los problemas es imprescindible estar súper enfocado, saber qué se necesita para sobrevivir y para construir valor para mis clientes en los próximos 6 meses. Una de las cosas más importantes es armar un sistema que permita que existan las responsabilidades personales: uno de los errores más comunes que he visto cometer en las empresas a medida que crecían es la imposibilidad de asignar responsabilidades individuales. Es fundamental ser consciente de cuáles son las cuestiones que realmente importan, rodearte con los mejores de tu equipo y exigirles responsabilidad”.

Martin_Migoya_CEO-Globant_Emprendedor_Endeavor_Argentina

Emprender con visión a largo plazo: El caso de Globant

Globant es hoy la empresa de software más importante del país y una de las más grandes a nivel global. Pero así como muchos otros emprendimiento exitosos, todo comenzó en un bar con amigos y un plan de negocios hecho en una servilleta. Conocé la historia de este gigante, de la mano de su co-fundadoy y CEO, Martín Migoya, durante su paso por la Experiencia Endeavor Rosario 2016.

Martin_Migoya_CEO-Globant_Emprendedor_Endeavor_Argentina

Entrevistado por Tato Rouillón, fundador de Congelados del Sur y Emprendedor Endeavor, Martín hizo un repaso de su trayectoria, desde el comienzo de un sueño que tomaría grandes dimensiones. Según relató, todo comenzó en un bar con amigos, preguntándose cómo podían generar valor desde su expertise: “La clave era poder aprovechar los talentos locales y crear una nueva industria. Crear software, crear tecnología y poder exportarla hacia los países desarrollados”.

“Nosotros pensamos Globant a 30 años”, dijo. La visión de largo plazo fue una de las claves para construir unos cimientos sólidos para su emprendimiento. “El business plan de Globant tenía sólo una línea, y decía: ‘vamos a hacer lo que nosotros sabemos, pero lo vamos a hacer vendiendo en Estados Unidos y en Inglaterra’”, cuenta Migoya. Con ese plan salieron a la caza de su primer cliente, que fue la empresa de turismo británica LastMinute.com.

La idea de Globant fue retener a los talentos argentinos en el país y lograr vender, desde Argentina, servicios profesionales a todo el mundo. Martín lo resumió en pocas palabras: “Empezamos a trabajar con un concepto distinto. En lugar de exportar talentos, importamos oportunidades; y en lugar de concentrarlas en Buenos Aires, las empezamos a distribuir por todos lados”.

Bajo ese concepto innovador y, hasta hace algunos años, poco explotado en la región, Globant comenzó una carrera de crecimiento imparable, que lo posicionó como uno de los gigantes del software a nivel mundial.

Además, Martín alentó a todos los presentes en la Experiencia Endeavor Rosario 2016 a emprender y los invitó a construir juntos lo que llamó como la nueva generación de empresarios argentinos y destacó: “Esta nueva generación empresaria tiene 3 valores centrales y no negociables: es ultra-competitiva, piensa en el largo plazo y mirar a la Argentina como una plataforma de despegue a nivel Global.”

Mirá el video completo de la charla de Martín Migoya acá:

 

Russell_Hall_Reflexiones_de_un_Taxista_Devenido_Emprendedor_Endeavor_Argentina

Russell Hall: Reflexiones de un taxista devenido emprendedor

Russell_Hall_Reflexiones_de_un_Taxista_Devenido_Emprendedor_Endeavor_Argentina

Este inglés de 55 años se pasó tres décadas arriba de un taxi, hasta que en 2011 decidió crear una aplicación para conectar a sus colegas con pasajeros: hoy, Hailo concreta un viaje cada tres segundos en ciudades como Londres, Madrid, Tokio y Singapur.

Las buenas ideas suelen comenzar en una mesa, con tragos de por medio. Hall confiesa que la chispa que inició Hailo nació básicamente porque se juntaba con sus colegas Gary Jackson y Terry Runham, todos los días en un bar de Trafalgar Square, a tomar (té, café, cerveza, dependiendo la ocasión) y a hablar de todo lo que a los taxistas los obsesiona: política, fútbol, ¡y lo mal que andan las cosas! “Nuestra inspiración nació del deseo de terminar con una contradicción muy común: los taxistas dicen que no tienen suficientes pasajeros, y los pasajeros aseguran que les cuesta muchísimo encontrar un taxi. Quisimos crear una forma más eficiente de ser taxista, y les aseguro que para eso hicieron falta muchos tragos y charlas”.

 

Considerá asociarte a gente diferente. Ellos pueden tener lo que te falta para triunfar. Los tres tenían una gran idea y toda la experiencia en la industria del taxi para dar vida a Hailo, pero les faltaban dos cosas fundamentales: la capacidad económica para invertir en el proyecto y el know-how tecnológico para desarrollar la aplicación. Cuando conocieron a los emprendedores techies Jay Bregman, Ron Zeghibe y Caspar Woolley, Hall asegura que fue “conexión a primera vista”. Y agrega: “Fue clave para el éxito dividir bien nuestros roles, saber en qué se enfocaría cada uno y respetar esa delineación según talentos y fortalezas”.

 

El nombre de tu emprendimiento dice mucho de lo que sos, pero sobre todo de lo que podés llegar a ser. “Fuimos muy cuidadosos a la hora de bautizar la app: no queríamos usar la palabra ‘taxi’, porque sabíamos que se trataba de un emprendimiento tecnológico por sobre todas las cosas y que, como tal, podía crecer hacia lugares impensados”, relata Hall. El tiempo les dio la razón: ya en 2013, la revista especializada en tecnología The Verge publicaba que las aplicaciones para taxis eran las nuevas “niñas mimadas” de Silicon Valley, y que en el futuro podrían liderar una revolución en la manera en que seguimos nuestras compras online en tiempo real.

 

Nunca está todo hecho: ¡animate a dudar de la tradición! Lo más difícil no fue desarrollar la app, sino transformar la forma de hacer las cosas en una industria con casi 350 años en Londres. “Además, los taxistas creemos que sabemos todo sobre ¡todo! Por eso, no fue fácil convencerlos de que les convenía comprar un smartphone porque esa sería su nueva y vital herramienta de trabajo. Pero hablamos con más de seis mil choferes, y confiaron en nosotros porque vieron que conocíamos a fondo su problemática y sus necesidades”, explica Hall. Actualmente, en un negocio que mueve 2.600 millones de libras por año, Hailo tiene más de 15 mil taxistas registrados en la capital inglesa, lo cual representa a dos de cada tres choferes de la ciudad.

 

Para emprender, hay que estar (muy) preparado. Pero no se trata de coleccionar posgrados ni MBA. En cambio, el cofundador de Hailo enumera varios desafíos que apuntan al espíritu de un verdadero emprendedor: “Estate preparado para trabajar extremadamente duro. Para alejarte un poco de tus amigos y familia porque, al principio, necesitás enfocarte y quizás muchos de ellos consideren qué estás ‘perdiendo tu tiempo’ en algo que no entienden. Estate preparado también para escuchar y compartir con aquellos en los que reconozcas tu misma pasión. Y para que te digan muchas veces que no… Pero que eso no arruine tu sueño: antes que nadie, sos vos el que tiene que creer en tu idea”.

Emprender_con_amigos_Endeavor_Argentina

Las 10 claves para emprender con amigos

Seguramente alguna vez que te juntaste con tus amigos salió la idea “¿Y si emprendemos algo juntos?”. En ese momento de entusiasmo creemos que nada puede salir mal. Pero, por supuesto, los planes del universo para un grupo de amigos que quiere llevar a cabo un proyecto pueden ser mucho más crueles. Pero no te preocupes, tenemos las 10 claves indispensables para que puedan emprender juntos sin perder la amistad en el intento.

 

1- ¿Diversión o negocios?

Cuando se decide desarrollar un proyecto con amigos, la categoría de socios pasa a dominar la primera.

 

2- Cada loco con su tema

Establecer una clara división de tareas desde un comienzo. Los temas que estén supeditados al azar son más proclives a generar roces.

 

3- Creativos, sí, pero también rentables

La asesoría legal y comercial es un must ineludible, y es un error frecuente menospreciarlos.

 

4- Ejercitar la paciencia

Los exabruptos pueden resentir innecesariamente una relación de años y tocar fibras más sensibles que las vinculadas en una mera relación de negocios.

 

5- Partners por dos

Es preferible no vincular temas profesionales con los personales. Establecer ámbitos y canales de comunicación separados es una buena opción para conservar el profesionalismo.

 

6- Otra mirada

Reconocer la necesidad de consultoría externa para mantener diferentes cuestiones en el ámbito más objetivo posible.

 

7- Mente abierta

Es recomendable escuchar todas las propuestas antes de tomar una decisión y no “casarse” con las ideas propias. Nuestras ideas no siempre son las más creativas ni acertadas para cierta tarea.

 

 

8- Ganancias

Establecer sueldos arbitrarios carece de sentido. Lo ideal es guiarse por un plan de negocios estudiado y establecido de acuerdo con los objetivos planteados.

 

9- Full time, part time, hobby

Conversar sobre qué nivel de compromiso incurrirá cada uno, para dejar los tantos claros y evitar sorpresas indeseadas.

 

10- En foco

Postergar cuestiones espinosas no tiene ningún efecto positivo a largo plazo. Para poder avanzar con paso firme es mejor poner las cartas sobre la mesa y finiquitar asuntos potencialmente problemáticos.

 

 

video_charla_fernando_storchi_experiencia_endeavor_argentina_mendoza_2016_megatlon

Reinventarse para crecer: El caso de Megatlon

Fernando Storchi, fundador de Megatlon, contó  en su paso por la Experiencia Endeavor Mendoza 2016 cómo fueron los comienzos de su emprendimiento. Conocé las dificultades con las que se encontró, los desafíos que tuvo que superar y cómo desarrolló un modelo de negocio que le brindó estabilidad a su proyecto.

video_charla_fernando_storchi_experiencia_endeavor_argentina_mendoza_2016_megatlon

Fernando se recibió como administrador de empresas de la Universidad de Buenos Aires y un día, mientras jugaba al fútbol con sus amigos, decidió que quería combinar su pasión por los deportes con su expertise profesional. Así surgió la idea de tener su propio gimnasio, en un modesto terreno que pudo comprar gracias a sus ahorros y el aporte de amigos y familiares.

Una vez en funcionamiento, Fernando sintió la necesidad de no quedarse en su zona de confort. “Yo quería formar una empresa y cuando soñaba, soñaba en grande. Quería tener una empresa grande, que se sostuviera en el tiempo. Esa era mi misión personal”, dijo. A partir de esa inquietud, decidió asociarse con dos amigos y comenzar a ofrecer el armado y gestión de gimnasios dentro de clubes cuyas instalaciones necesitaran un  “Un esquema win-win”, pensó.

Un tiempo después, por diferencias con sus amigos, se rompe la sociedad y es cuando Fernando decide reformular su idea y da nacimiento al modelo de Megatlon. Un diferencial tan simple como poderoso: “Con un solo carnet podías acceder a todas las sedes, realizar todas las actividades. Rompimos con un esquema tradicional que manejaban la mayoría de los gimnasios”, dijo Storchi.

Asimismo, desarrolló un sistema de suscripción anual a un precio accesible, con variedad en los métodos de pago, con los que logró combatir uno de los problemas que más acechan a los gimnasios: la estacionalidad.

El resto de la historia ya lo conocemos. Megatlon empezó a crecer, a sumar sedes, llegó a nuevos barrios y localidades, y se convirtió en una marca con presencia y gran prestigio entre el público.

Al respecto de su capacidad emprendedora, Fernando resaltó que él es una persona que logró hacer lo que se propuso, pero advirtió: “Los sueños son importantes, la pasión también es importante, pero la perseverancia es un elemento fundamental”.

Mirá el video completo acá:

 

nota-gabriela-macagni-emprender-elegir-lo-que-no-elegimos-endeavor-argentina

Emprender es también elegir lo que no elegimos

 

nota-gabriela-macagni-emprender-elegir-lo-que-no-elegimos-endeavor-argentina

Todos somos emprendedores en la vida. Aunque no sea necesariamente una empresa o un negocio, todos sabemos con más o menos certeza qué queremos: ¿formar una familia, alcanzar la independencia económica, desarrollarnos como profesionales? Pero muchas veces no estamos dispuestos a hacer ciertos sacrificios necesarios para alcanzarlo, aunque este no sería el mayor problema. El gran problema es que a veces ni siquiera lo sabemos.

Gracias a mi afortunado descubrimiento de las redes sociales, me topé hace un tiempo con un artículo escrito por un emprendedor, Mark Manson, que me impactó. Planteaba algo muy sencillo: todos podemos saber lo que queremos pero es más raro que nos planteemos con qué de todo aquello con lo que no estamos dispuestos a convivir. Es decir, qué sacrificios estamos dispuestos a hacer, qué sufrimientos vamos a tolerar y qué beneficios o comodidades podríamos resignar.

Para los intraemprendedores, aquellos que se dedican a desarrollar sus ideas en el marco de una empresa  o estructura mayor que los engloba, los retos no son menores a los de quien decide crear su empresa, sino que son diferentes. Al desafío de hacer crecer una idea se suma el hecho de tener que lograrlo dentro de una organización que tiene ritmos propios, entusiasmando a sus pares y convenciendo muchas veces a sus superiores. Cediendo incluso aspectos de esa idea o proyectos que los hace tan geniales, precisamente en pos de normas y convenciones de esa organización que los contiene. Esto, por ejemplo, puede resultar especialmente difícil para quienes no estén dispuestos a resignar su autonomía.

Por eso, citando a Manson, la pregunta es: “¿Cuánto estás dispuesto a sufrir?” ¿Qué y cuánto uno está dispuesto a dar de su tiempo, ganas y esfuerzo para alcanzar el objetivo? La respuesta a esa pregunta no sólo ayuda a definir la capacidad emprendedora sino, fundamentalmente, define la mejor forma y el mejor lugar para desarrollar esa capacidad.

Hay quienes se sienten protegidos y a resguardo avanzando en proyectos dentro una compañía, innovando en el marco de una estructura mayor que los hace sentirse contenidos y les brinda estabilidad y tranquilidad, lo que redunda en mayor energía, foco y creatividad. Otros, por el contrario, pueden sentirse ahogados por normas y ritmos que no son propios y a los que les cuesta adaptarse, lo que tiene un efecto desestimulante sobre su potencial de desarrollarse. En cada caso, sabrán qué prefieren tener y, sobre todo, qué eligen no tener. Y, si no lo saben, mi consejo es precisamente este: no se queden sin contestarse esa pregunta.

julian_weich_actor_emprendedor_social_agua_mineral_conciencia_endeavor_argentina_rosario_2016_02

Julián Weich: “El mejor estímulo es que te digan que no podés hacerlo”

Además de ser un reconocido actor y conductor, Julián Weich es un emprendedor social. A través de su marca de agua mineral, Conciencia, brinda ayuda a quienes menos tienen. En su paso por la Experiencia Endeavor Rosario 2016, contó cómo forjó su camino como emprendedor.

julian_weich_actor_emprendedor_social_agua_mineral_conciencia_endeavor_argentina_rosario_2016

Julián realizó un recorrido por todos los emprendimientos que llevó adelante desde niño. Destacó que la gran mayoría de ellos resultaron un fracaso, pero enfatizó: “no me detienen esas cosas, porque son las más lindas del mundo. Porque mientras uno lo vive, lo vive haciendo lo que le gusta”.

El punto central de su charla fue su historia como emprendedor social, más específicamente con su marca de agua mineral, Conciencia. Julián destacó que siempre tuvo una vocación por trabajar y ayudar a distintas ONG’s. Al momento de presentar su proyecto, resaltó que: “Conciencia es un agua mineral natural, como cualquier otra. La diferencia es que dona el 50% de los dividendos recibidos a dos fundaciones”.

Llegando al tercer año de vida de Conciencia, el agua mineral solidaria ya lleva donados cerca de $350.000. Julián dijo que seguirá apostando a su proyecto porque es algo que lo apasiona y que realmente le gusta hacer: “Lo difícil está en saber qué es lo que uno quiere. Ahí está el primer escalón que debe sortear cualquier emprendedor”, dijo.

Finalmente, hizo hincapié en que el gran desafío es perder el miedo a fracasar. Indicó que el fracaso es una de las partes que conlleva arremangarse y hacer algo y que, enfatizó, es parte de la vida y del aprendizaje de todo emprendedor.

¡Mirá la charla completa acá!

business-idea

Emprendimientos: 6 tips para pasar de la idea al hecho

Todo el mundo tiene ideas. La mayoría son buenas y posibles. El punto es que no hay demasiadas personas dispuestas a realizar el enorme esfuerzo que supone hacer pasar una idea desde el papel al mundo real. Lo difícil es construir un puente entre un sueño y la realidad.

business-idea6

Para que una idea se materialice es necesario conjugar una serie de factores:

  • Definir un plan de negocios, cuantificando inversiones y costos.
  • Analizar la cadena de valor del negocio.
  • Estar en conformidad con las regulaciones.
  • Formar un equipo.
  • Conseguir capital.

Una empresa nace de una idea y ésta puede provenir de distintas fuentes. Puede ser producto de la casualidad o la resultante de un arduo proceso de análisis. Lo importante son los pasos previos que se adoptarán para que esa idea se transforme en un negocio viable. Por ende para esto hay varios requisitos:

La vocación del emprendedor es un requisito fundamental, tanto como ser consciente de las propias capacidades y debilidades para afrontar el desafío. También hay que estar preparado para enfrentar la derrota. Un emprendedor debe tener los pies sobre la tierra y cuotas iguales de optimismo y realismo. Debe lograr que los que trabajan con él se sientan con el derecho y la obligación de ser también emprendedores.

 

Afirmarse en seis pasos

1) Percibir la oportunidad

Al descubrir una oportunidad, el emprendedor genera una idea para aprovecharla. No es necesario que invente algo nuevo para conquistar un nicho del mercado. Muchas veces alcanza con dar respuesta a una necesidad en un rubro explotado en forma inadecuada, o lanzar un producto que complemente otro ya impuesto. Luego, hace falta encontrar la motivación y la capacidad para hacer que esa idea en bruto sea viable.

2) Cuestionar la idea

La idea en bruto debe superar una serie de filtros que permitan determinar si realmente existe una idea fuerza. Ese proceso debe incluir el cuestionamiento de la oportunidad para determinar si el proyecto está satisfaciendo una necesidad del mercado y si es rentable…

3) Hacer un análisis económico y financiero

Mediante un análisis económico, se identificarán los ingresos y los costos para obtener la rentabilidad del proyecto. Y a través de un análisis financiero se determinarán las necesidades de inversión de capital, y el tiempo en que se espera recuperar dicha inversión.

4) Definir estrategias

Es el proceso mediante el cual se define el plan de acción, que se utilizará para posicionar al emprendimiento, satisfacer a los clientes, competir con éxito y lograr un desempeño del negocio que garantice la rentabilidad. Definir estrategias es trazar el futuro del negocio.

5) Planificar e implementar

Para asegurar la perdurabilidad del proyecto hay que tener un plan de negocio realista que neutralice a los competidores actuales y futuros. Este plan no es otra cosa que un “mapa” para orientar al emprendedor, de manera que sepa cómo llegar al objetivo definido. Ayuda a pensar metodológicamente la forma de cristalizar el proyecto, además de representar la imagen del negocio frente a potenciales inversores, posibles socios y proveedores. Pero hay que tener en claro que se trata de una herramienta valiosa, pero no es el negocio en sí.

6) Evaluar permanentemente

Ser buen emprendedor significa, además, saber retirarse a tiempo. Esto implica la capacidad de determinar cuándo el negocio ha dejado de ser una oportunidad. Saber crear y poner en marcha un proyecto es tan importante como poder identificar el momento exacto para cerrarlo. La empresa debe repensarse constantemente para monitorear si está en el camino adecuado e introducir las variantes necesarias para asegurar su viabilidad. Para los verdaderos emprendedores, el fracaso es como un lugar de descanso para analizar lo ocurrido, procesar la experiencia y tomar fuerza para encarar un nuevo proyecto

Diego_Golombek

“La ciencia no es para genios, es para apasionados”

¿Cómo emprender desde la ciencia? Realizmos un ping-pong emprendedor con Diego Golombek: Licenciado y doctor en Biología, es reconocido por su desempeño como investigador en el CONICET y por su trabajo dentro del área de cronobiología. Además, profesor titular en la Universidad Nacional de Quilmes.

Diego_Golombek

  1. ¿QUÉ DIFERENCIA UN EMPRENDIMIENTO CIENTÍFICO DE CUALQUIER OTRO?

Un emprendimiento científico lleva a cuestas esa mirada. En estos casos, los datos son los datos, y obtenerlos lleva esfuerzo y tiempo. Pero una vez que están en nuestras manos podemos conocerlos, explotarlos y pensarlos con forma de eventual negocio, ahora con otras reglas y otros tiempos.

 

  1. ¿HAY MUCHO POR INNOVAR Y CREAR EN EL UNIVERSO DE LA BIOLOGÍA?

¡Todo! Se trata de entender la vida y sus circunstancias, y siempre es una zanahoria que queda más lejos. Conocer los mecanismos biológicos nos permite vislumbrar formas de dominarlos y, eventualmente, cambiarlos. Allí está la llave de la innovación en la biología: modificar sus designios, aumentar sus rendimientos, prevenir sus fallas.

 

  1. ¿QUÉ ACLARARÍAS PARA QUE LOS JÓVENES SE ANIMEN A EMPRENDER CIENTÍFICAMENTE?

La mirada científica del mundo nos empuja a entender de qué se trata, a buscar sus recovecos y dominar sus misterios. En biología, buscamos comprender lo más complejo del universo. Sin embargo, quiero aclarar que la ciencia no es para genios, es para apasionados. Algo parecido a lo que ocurre con los emprendimientos, ¿no?

Cómo son y qué quieren las emprendedoras de alto impacto

El dato figura en casi todas las estadísticas sobre emprendedorismo: 13 de cada 100 mujeres adultas en la Argentina desarrolla alguna actividad emprendedora, desde un proyecto en paralelo a un trabajo en relación de dependencia hasta una empresa en vías de consolidación. Y prácticamente la mitad (42%) de todos los emprendimientos que nacen en el país son liderados por mujeres. Sin embargo, una cantidad muy pequeña de ellos, apenas el 6%, logra sobrevivir después de los primeros tres años. Y, de los que lo hacen, es muy bajo el porcentaje que logra  altas tasas de crecimiento. Dicho en otras palabras: como en muchos otros ámbitos de la vida, las mujeres que lideran emprendimientos de alto impacto son, por ahora y solo por ahora, una minoría.

“Las mujeres que llevan adelante empresas de alto crecimiento pueden tener un impacto desproporcionado en desarrollo y creación de empleo, pero hasta ahora no tenemos mucha información acerca de ellas”, dice Nancy Lee, directora general del Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN), brazo del BID que encargó a Ernst&Young un estudio sobre estas mujeres para saber cómo son, qué las motivas y, cuáles son sus principales desafíos. Los resultados son prometedores: las dificultades vinculadas a la cuestión de género van desapareciendo a medida que el negocio crece y, aunque muchas de las emprendedoras admiten que tuvieron mayores dificultades que sus pares hombres en sus inicios, el 85% asegura que pretende seguir haciendo crecer su negocio e incluso “hacer todo lo que sea necesario” para que esto ocurra.

¿Qué es lo que motiva a estas mujeres emprendedoras, qué las impulsa a crecer, a ir por más? “Yo siempre supe que quería tener mi marca. Es mi pasión. Cuando tenés la suerte que te divierte lo que hacés, no lo vivís como un sacrificio. Yo lo disfruto cada día”, afirma Jazmín Chebar, quien decidió, “inconscientemente” como dice ella, imponer su propio nombre los 22 años cuando, tras regresar de un viaje de estudio a Nueva York, una compañera del colegio le propone el negocio. En  ese momento, Jazmín trabajaba en Vitamina, donde su jefe era su actual socio, Claudio Drescher:

“En 2002, cuando las cosas eran más difíciles, mi socia le vende su parte a Claudio y a partir de ahí cambiamos el modelo y Jazmín empieza a ser lo que la gente conoce hoy”, cuenta Chebar. Lo que la gente conoce hoy es una marca de diseño de indumentaria detrás de la cual trabajan 250 personas, con locales en Argentina, Chile y Uruguay, en pleno proceso de expansión. “Yo fui descubriendo que era emprendedora. Obviamente no todo el mundo tiene mentalidad de emprendedor, ni a todo el mundo le interesa serlo, pero a mí sí me interesa que toda la gente con la que trabajo sienta que es parte del proyecto. Que sean apasionados”. El estudio de E&Y coincide en que, igual que para Jazmín, la principal motivación de las mujeres que logran desarrollar emprendimientos de alto impacto es desempeñarse en algo que las apasiona, junto con el desafío personal y la vocación de generar un negocio rentable que les otorgue independencia económica.

Pero claro, las barreras existen y los obstáculos son reales. El principal, tal vez, es el acceso al financiamiento inteligente y a redes de contactos de alta calidad. En esos puntos, la diferencia entre hombres y mujeres se hace más notoria: mientras las mujeres buscan mayormente crédito bancario para sus proyectos, los hombres apuntan más al capital semilla, aceleradoras e inversores. El peso de la familia y amigos es mucho mayor en las empresas de las mujeres mientras que los hombres buscan más apoyo en mentores e instituciones vinculadas al emprendedorismo y profesionalización. No son las únicas diferencias. Tal vez por una cuestión cultural, las mujeres suelen desarrollar sus negocios en sectores con menos potencial de crecimiento. El sector gastronómico y el de servicios son las dos principales áreas, mientras que la industria tecnológica casi ni figura entre las preferencias de las mujeres a la hora de emprender.

Cecilia Retegui, ingeniera en Sistemas y fundadora de Zolvers, una plataforma para la contratación de personal doméstico y servicios de mantenimiento que genera empleo para unas 3.500 personas y opera en Chile y Colombia, lo confirma: “En tecnología, es muy grande el gap entre proyectos liderados por hombres y por mujeres. Es una pena, porque en esta industria la oportunidad es muy grande: con muy poca plata se puede probar algo, y si funciona, después se invierte. Es lo más fácil: lo que más escala, lo que más oportunidades tiene, lo que menos se necesita para arrancar”, dice. “Creo que tiene que ver con un cambio cultural: hoy todavía es más común que las mujeres estudien Diseño de indumentaria que Programación”.

Aprovechar mejor las oportunidades en sectores donde abundan es un punto en el que las mujeres todavía tienen por mejorar, pero el eje de los desafíos para ellas pasa hoy por otro lado. A  saber: el balance o integración vida-trabajo (tema que ya no es excluyentemente femenino), los conflictos devenidos de su claro perfil multitasking que muchas veces les impide delegar y la falta de habilidades comerciales y de negociación. Algo de esto sabe Jessica Lekerman, quien se recibió de abogada, montó su propio estudio y, abocada al derecho bancario, realizó un máster en finanzas. Ese recorrido la dotó de una cantidad de herramientas más que necesaria cuando se decidió por un camino totalmente distinto: el de la gastronomía. Jessica es la creadora de los restaurantes Mooi, en plan de franquiciarse a nivel local e internacional con un modelo innovador que evita el concepto de cadena. Su empresa, Grupo Multifood, opera también varias cadenas en shoppings como Barreto, Barbacoa y Green y Bakers&Company.

“Hoy no estoy tanto en la cocina como al principio, al convertirme en empresaria tuve que salir en parte de la cocina, no podía con todo. Una sale un poco de lo creativo, hay que formar equipos y liderarlos. Aunque cada uno hace lo que sabe, te tenés que reunir con el contador y entender por qué algo genera más rentabilidad y algo menos. Quiero estar en el diseño de todo y dejar mi impronta muy marcada, pero también tengo que mirar las tendencias, fijarme para dónde va el negocio y entender lo que mi público pide”, explica Jessica. “Y es verdad que en algunas situaciones los hombres reaccionan con más naturalidad, tal vez les cuesta menos tomar ciertas  decisiones pero claramente las mujeres tenemos la capacidad de asumir varios roles a la vez, de lidiar con los equipos y hasta sus cuestiones personales. Creo que lo bueno es poder unirse y que las diferencias se potencien”, concluye Lekerman.