#HerImpact: Julia Mattoni

Julia es Directora de Proyectos en Protectia, el Banco Nacional de células madre. Con su trabajo, ella contribuye a la salud, tranquilidad y seguridad de las familias al darles un resguardo frente a la aparición de distintas enfermedades. Mirá la nota completa acá.

La campaña #HerImpact de Endeavor es parte de nuestro compromiso contínuo de aumentar la diversidad de género dentro de la la red global.

#HerImpact se dedica a elevar las voces, compartir las perspectivas y mostrar la experiencia profesional de las mujeres que impactan con su trabajo en sus comunidades.

Esta es la voz de Julia Mattoni, Directora de Proyectos en Protectia, banco nacional de células madre.

Si tuvieras que contarle tu negocio por primera vez a alguien que no te conoce, ¿qué le dirías?

Les diría que se trata de un servicio que permite a los papás darle un regalo a su hijo en el momento de nacimiento. El regalo de resguardar sus propias células madre para que las tengan siempre disponibles para usar en el tratamiento de distintas enfermedades. Las células madre son capaces de curar más de 80 enfermedades con riesgo de vida y de mejorar la calidad de vida de pacientes en más de mil ensayos clínicos. Nuestra intención como empresa es asegurar la más alta calidad de células madre, contribuyendo a la salud, tranquilidad y seguridad de las familias que nos eligen apoyando la investigación y desarrollo en el área de la medicina regenerativa y ayudando a que cada vez más pacientes puedan acceder a este tipo de tratamientos.

¿Cómo nació la idea?

La idea nació de Omar Raimondo, socio fundador de Protectia, producto de ver que en el mundo la ciencia avanzaba y cada vez más se trabajaba y obtenían resultados exitosos con células madre. Sin embargo, Argentina sólo tenía Bancos de guarda en Buenos Aires y Rosario. No podía entender que el resto del país no contara con la posibilidad de acceder a criopreservar la sangre del cordón umbilical de sus hijos, perdiéndose así la oportunidad de poder conservarlo para aplicaciones futuras. Para dar forma a Protectia, se asoció a Pablo Mattoni, mi padre, y así pudimos arrancar con este sueño, que se transformó en una realidad. Desde el principio, sentimos la necesidad de convertirnos en el único Banco que piensa en futuro y trabaja arduamente para poner al alcance de la comunidad un sin número de oportunidades para mejorar la salud y la calidad de vida de nuestros hijos. Es por ello que, de manera responsable, ofrecemos nuevos productos, que nos permiten anticiparnos y prevenir. Somos una empresa de servicios, que se ocupa en forma personalizada de cumplir y satisfacer cada necesidad de nuestros clientes.

¿Cuál fue el mejor y peor momento de tu camino laboral?

Yo soy arquitecta, y empecé en Protectia casi sin darme cuenta de que iba a tener que dejar de lado mi otra carrera. Creo que el peor momento, el de mayor crisis para mí, fue cuando tuve que elegir entre mis dos pasiones hacer una carrera en la arquitectura o hacer una carrera en la empresa. Y mi mejor momento fue cuando me di cuenta de que había elegido bien porque a pesar de todos los altibajos que hemos tenido y las idas y vueltas a nivel de políticas económicas Protectia es una empresa que se puede adaptar bien a los cambios y que puede soportar las crisis. Eso es gracias a que las personas que trabajan ahí lo hacen realmente convencidas y apasionadas por lo que hacen. Y sentirte rodeada de gente que ama lo que hacen tanto como vos es lo mejor que te puede pasar.

¿Qué es lo primero que pensas cuando te levantás?

Apenas me levanto hago un chequeo me pregunto cómo estoy, cómo me siento hoy, que necesito para el día y por último qué voy a hacer hoy, intento organizarme mentalmente para que no se me escape nada. Después, antes de salir de casa, intento pensar en algo por lo que esté agradecida y así arrancar mi día con una sonrisa.

¿En qué/quiénes te inspirás?

Me inspiran muchas personas, pero en lo laboral quien más me inspira es mi padre porque es un apasionado, todo el tiempo está emprendiendo algo nuevo y aprendiendo nuevas habilidades. Es un hermoso ejemplo para mí. Me enseña no solo que con pasión todo es posible, sino también que nunca es tarde para hacer lo que querés.

¿Te considerás workaholic?  

No, para nada. Protectia es una parte muy importante de mi vida que me encanta, me divierte y me estimula a aprender y mejorar cada día. Pero lo transito como algo más y lo puedo balancear con la otra parte de mi vida que es mi familia, mis amistades, el deporte y mis otras ocupaciones.

¿Cómo administrás tu tiempo dentro y fuera de la oficina?

Tengo la convicción de que el tiempo es elástico. De esta manera me convenzo de que me alcanza el tiempo para hacer todo lo que quiero. No me enrosco pensando en que no voy a llegar o que estoy ocupada, logré soltar ese tipo de pensamientos negativos. Todo lo hago con mucha pasión y así encaro el día a día. Me organizo para poder a hacer todo lo que me guste y disfrutar mientras lo hago.

Si tenés hijos, ¿cómo hacés para encontrar el equilibrio entre ser madre y líder?

No tengo hijos

¿Cuál es tu sueño? ¿Cómo te gustaría estar en los próximos 5 años?

Mi sueño es ver a Protectia crecer y expandirse en latinoamerica. Y ver a la Fundación Protectia apoyando más proyectos de investigación y desarrollo.

¿Cuál fue la lección más importante que aprendiste y aplicás al trabajo?

La más importante es que lo único que puede llevar cualquier proyecto adelante es el trabajo en equipo y que eso sólo ocurre cuando se puede generar un espacio de trabajo seguro, con buena energía, con un equipo motivado y en el que cada persona tenga su rol. Tener esa base es la única manera en que se puede crecer.

La palabra que mejor te define:

Creatividad


Para más información sobre cómo involucrarse con Women in High Impact Entrepreneurship en Endeavor, ingresá ACÁ.

Endeavor Argentina

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *