Economía del Conocimiento: de qué trata este sector del que todos hablan

El 8 de octubre se promulgó la Ley de Economía del Conocimiento que beneficia la generación de nuevas compañías o mejoras de los servicios que ya ofrecen las empresas tecnológicas. Conocé más acerca del sector y de la medida que alcanza a más de 500.000 trabajadores.

En la era digital, el intercambio de ideas y la generación constante de información a un ritmo acelerado son dos pilares básicos para que el conocimiento ocupe un lugar cada vez mayor.

Por esta razón, en el 2019 se avanzó hacia una ley que beneficie a las empresas que se especializan en la generación de este tipo de valor, pero no llegó a promulgarse. Sin embargo, el proyecto se promulgó este octubre en el Congreso – luego de algunas modificaciones al proyecto inicial – y busca alentar la generación de nuevas compañías o mejoras de los servicios que ya ofrecen las empresas tecnológicas.

¿Qué se entiende por conocimiento?

Hablar de conocimiento significa crear empleos de calidad, riqueza y valor agregado a los productos o servicios. Es decir, el conocimiento suma valor dentro de alguna (o varias) etapas de la cadena productiva. Este adicional puede verse de forma directa o indirecta – dependiendo de si se genera valor desde la concepción de ese servicio o se adiciona a alguna etapa en particular.

Según un informe de Accenture, en la Argentina hoy la economía del conocimeinto involucra el 22% de su PBI. Para el 2025, esta cifra podría incluso ser mayor y llegar a los 30 puntos si se avanza en políticas focalizadas para esta área. De acuerdo a este mismo reporte, para poder alcanzar estos objetivos hacen falta invertir al menos 5000 millones de dólares por año en ciencia y tecnologúa y adicionarse 9900 trabajadores por año de las disciplinas MITyC (matemáticas, ingeniería, tecnología y computación). Además, en la Argentina, donde existe el debate acerca de la productividad entre los sectores, una mayor apuesta por la economía del conocimiento es una gran oportunidad.

 

 

¿Cuáles son las industrias alcanzadas y qué les aporta la nueva ley?

Los sectores alcanzados son la industria del software, nanotecnología y nanociencia, biotecnología, industria audiovisual, aeroespacial, satelital, nuclear y robótica, entre otras actividades.

Según Argencon, estas industrias son unas que más aportan ingresos para el fisco y generan puestos de trabajo calificados. Incluso, el 8% de las exportaciones argentinas actuales son actividades del conocimiento.

En concreto, la nueva Ley de Economía del Conocimiento impulsada por el Ministerio de Desarrollo Productivo, les ofrece ventajas impositivas a los tipos de compañías mencionadas anteriormente. También, busca duplicar la cantidad de empleados en el sector – hoy cerca de 500 mil – y multiplicar por 2,5 puntos sus exportaciones – de 6 mil millones de dólares a 15 mil millones.

Otros aspectos a tener en cuenta de esta ley y que estarán vigentes hasta el 31 de diciembre del 2029 son:

  • Descuentos sobre los aportes patronales. Los beneficiarios podrán convertir en un bono de crédito fiscal intransferible del 70% de las contribuciones patronales que hayan pagado. El beneficio ascenderá al 80% cuando se trate de nuevas incorporaciones laborales de mujeres,  transexuales y transgénero; profesionales con estudios de posgrado en materia de ingeniería, ciencias exactas o naturales; personas con discapacidad; o personas residentes de “zonas desfavorables”.
  • Reducción del Impuesto a las Ganancias de forma segmentada: del 60% de la para las micro y pequeñas empresas; del 40% para las medianas, y del 20% para las grandes.
  • Se podrán adherir las empresas constituidas en la Argentina o habilitadas a trabajar en el país.
  • En el caso de emprendimientos nuevos, se deberá acreditar el desarrollo de las actividades promovidas.
  • Los beneficiarios deberán acreditar la realización de mejoras continuas en la calidad de sus servicios e invertir en la capacitación de sus empleados. Esto es del 1% para las micro empresas, un 2% para las PyMEs y de un 5% para las grandes compañías.
  • Las empresas que inviertan en capacitar a desocupados menores de veinticinco y mayores de 45 años o mujeres que accedan por primera vez a un empleo formal, podrán computar por el doble de su valor.
  • Otro requisito que deben cumplir es realizar exportaciones de bienes de las actividades promovidas en un porcentaje respecto de su facturación total del último año de al menos de un 4% para las micro empresas y 10% para las pequeñas y medianas Empresas y un 13% para las grandes empresas.
  • La creación del Fondo Fiduciario para la Promoción de la Economía del Conocimiento.

Para acceder a los beneficios las empresas deberán acreditar que el 70% de su facturación del último año está vinculada a las actividades promovidas o presentar un caso ante la autoridad de aplicación cuando no alcance ese porcentaje.

Endeavor Argentina

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *