Omnicanalidad: por qué es la mejor estrategia para llevar adelante un negocio online

Si querés descubrir qué es la omnicanalidad, cuáles son sus principales ventajas y cómo se diferencia de las formas más tradicionales de llevar adelante un negocio, no te pierdas esta nota. Todo lo que tenés que saber para optimizar los canales de venta de una marca de la mano de Tiendanube.

Para saber cómo vender por internet de forma exitosa y sostenible en el tiempo, es clave comprender cuáles son las perspectivas del comercio electrónico y hacia dónde se dirige el mercado online.

Una de las principales tendencias del sector es, sin duda, la omnicanalidad.

La omnicanalidad (también conocida como omnichannel) es la estrategia que se caracteriza por abarcar todos canales de venta de una marca con el fin de alcanzar a sus clientes desde el lugar en que ellos prefieran.

Esto quiere decir que se basa en la interrelación de sus canales (ya sea local físico, showroom, tienda online, por ejemplo) y su objetivo principal es lograr la armonización de todos estos espacios de venta para que el potencial cliente pueda comenzar y concretar la compra desde el canal que desee, sin que sean necesariamente los mismos.

Vayamos a un ejemplo concreto: supongamos que un consumidor online está mirando el perfil de Instagram de una marca y le interesa un producto en especial. Si tiene dudas sobre el precio, le manda un mensaje directo a esta marca consultando el importe. Entonces, el equipo de atención al cliente responde la pregunta y aprovecha el contacto para enviarle el link del producto en su tienda online para que concrete más rápido la compra.

De esta manera, el negocio tiene la oportunidad de conseguir una venta en su ecommerce a través de un potencial cliente que ingresó por su canal de redes sociales.

La clave para una excelente estrategia de omnicanalidad es homogeneizar el mensaje de la marca en todos los canales donde esté presente para que el consumidor no perciba la diferencia entre un canal y otro sino que su experiencia sea, justamente, omnichannel.

Entonces, se podría decir que las principales ventajas de esta estrategia de omnicanalidad son:

  • Aumenta la eficacia de la comunicación de la marca, permitiendo responder consultas desde distintos canales de forma armónica.

  • Habilita evaluar la efectividad de cada canal de venta, pudiendo, de ser necesario, repensar la estrategia del negocio.

  • Brinda una experiencia única y personalizada al consumidor, quien empieza a percibir a la marca como un todo y no como canales de venta separados.

  • Ayuda a comprender cómo es el proceso de compra del cliente, demostrando cuáles son los espacios de mejora.

  • Incrementa la posibilidad de venta, logrando llevar al comercio hacia el próximo nivel.

Para comprender más a fondo la importancia de la estrategia de omnicanalidad, las siguientes imágenes muestran las ventajas y diferencias entre ésta y las formas más tradicionales de llevar adelante un negocio con distintos canales de venta (Fuente: Blog de Tiendanube):

Debido a sus ventajas y por presentarse como superadora de las estrategias tradicionales, cada vez más empresas en el mundo se están sumando a la omnicanalidad.

El foco está puesto en el potencial cliente quien, con sus nuevas y cambiantes prácticas de consumo, va exigiendo modificaciones en los modos en que las empresas les ofrecen sus productos.

Es así como la estrategia de omnichannel se volvió fundamental para todas las marcas que busquen trascender en el tiempo.

Endeavor Argentina

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *