Agregar valor no es sumar horas: la alta exigencia puede estar afectando tu negocio - Endeavor
Contacto
Av. del Libertador 105, Docks Al Río, Vicente López, Buenos Aires, Argentina
info@endeavor.org.ar
Te: (+5411) 5272-3100

Agregar valor no es sumar horas: la alta exigencia puede estar afectando tu negocio

Si fundaste una compañía o sos parte de su equipo, seguramente la vorágine y la adrenalina son parte de tu día a día. Es que entre los emprendedores la presión por crecer rápidamente y a toda costa es constante. Sin embargo, desarrollarte en el mundo emprendedor no debería ser un pasaporte al “burn out”. Te proponemos una reflexión sobre cómo estás trabajando para que identifiques si lo estás haciendo de forma eficiente.

Según Alejandro Melamed, director general de Humanize Consulting, conferencista internacional y mentor Endeavor, trabajar duro es un concepto bastante antiguo que tiene origen en nuestra herencia como hijos o nietos de inmigrantes, para quienes la cantidad de horas era sumamente relevante. El trabajo duro estaba definido por jornadas extensas que comenzaban muy temprano y terminaban muy tarde.

Sin embargo el paradigma cambió y pasamos de valorar el trabajo duro medido en cantidad de horas a tomar en cuenta otros indicadores de resultados, basados en la performance o desempeño. Esta segunda idea está vinculada a la calidad del trabajo medido en la manera en que aplicamos nuestro tiempo para lograr los resultados. Es decir, el trabajo inteligente.

¿Sentís que estás trabajando más y no se ve en los resultados? ¿Creés que estás rindiendo menos pero estás trabajando lo mismo de siempre? Repasamos algunas características que definen el trabajo inteligente para que evalúes cómo estás aprovechando tu tiempo. 

Cuidar la relación tiempo – esfuerzo – impacto

La mayoría de las personas están atrapadas en la “trampa de la actividad”, dice Melamed. Es decir en hacer, hacer, hacer sin preguntarse el por qué. En el momento en que decidimos cuestionarlo y tomar distancia nos damos cuenta de que algunas actividades no contribuyen al resultado final y que podemos descartarlas o postegalas. Se trata de agudizar la mirada para decidir. Un buen inicio para que tu trabajo sea inteligente es preguntarte, de todas las tareas que desarrollas en tu jornada de trabajo, ¿qué es lo que realmente genera el impacto? 

Revisar cómo se vienen haciendo las tareas y proponer un cambio

A veces, una buena práctica es analizar cómo se vienen realizando las actividades en el equipo y si esa manera de trabajar rinde lo suficiente o hace falta un cambio. Una buena práctica es reservar un hora de la agenda y hacer una sesión de brainstorming con el equipo. Escuchar las opiniones de quienes ejecutan las actividades y aplicar esos aprendizajes es clave. Lo importante es la calidad del trabajo, la inteligencia aplicada, la manera de contribuir, de interactuar, de generar y no tanto la cantidad de horas. ¿Te preguntaste si la forma en la que trabajás es planificada y tiene una estrategia detrás o se hace de manera automática sin medir los resultados? 

No dejar los buenos hábitos  

Como comentábamos más arriba, en general, quienes trabajan de forma eficiente son más conscientes de los objetivos y generan procesos. Sin embargo, hay muchas personas que se sienten más cómodas al dejar todo a último momento, trabajar a “contrarreloj” o “bajo presión” porque les da buenos resultados. Esto puede funcionar en algunos casos, pero hacerlo de manera continuada es altamente desgastante. De hecho, está comprobado que trabajar de manera estructurada aumenta la productividad. Es recomendable diseñar rutinas para alcanzar objetivos, tener un calendario personal, e incluso tomarse descansos cortos de 10 a 15 minutos entre una actividad y otra. 

El viaje de emprender es muy diferente para cada uno, pero hay algo en lo que seguramente todos vamos a coincidir: debemos aprovechar cada segundo. 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Preguntas frecuentes

Todo lo que necesitas saber acerca de ScaleUp

No. Antes de la primera semana de marzo recibirás un mail que te confirmará si quedaste seleccionado para avanzar en el proceso de selección.

De ser seleccionado serás entrevistado por el staff de Endeavor. Luego habrá un Selection Day realizado por un comité interno de Endeavor, donde aquellos pre-seleccionados tendrán la oportunidad de presentar su pitch deck. Luego del Selection Day se informará qué empresas serán participantes del programa.

Todas. No excluimos ninguna industria; miramos el grado de innovación del negocio, el timing en relación al mercado y el perfil del emprendedor.

Si, es necesario tener un emprendimiento que además facture por encima de los 500.000 USD anuales. No será tenido en cuenta el Gross Merchandise Volume sino la facturación

¿Puedo postularme si no soy argentino?
Si, siempre y cuando parte de tus operaciones y el negocio se encuentren en Argentina .

Si. Hay 2 ediciones por año. La primera se convoca en febrero y la segunda en julio.

Sí, claro. Deberás completar el formulario de la edición en la que quieras participar.

El programa tiene una duración de 5 meses: la primera edición de cada año se extiende de marzo a julio y la segunda , de agosto a diciembre.

Lo podés hacer enviando un mail a scaleup@endeavor.org.ar

Los emprendedores tendrán un Account Manager asignado de Endeavor con quien realizarán un Assesment para identificar desafíos. A partir del mismo, se asignará un mentor padrino para definir la estrategia de la compañía y con quien se reunirán cada mes y medio. También habrá 3 mentorías puntuales con mentores que tengan know how en los desafíos que atraviese al emprendedor. Por último, habrá eventos de networking y 4 RoundTables en donde, juntos a los demás seleccionados, escucharán a Expertos en temáticas de interés común.