Educación a distancia: este emprendedor mendocino ayuda a las instituciones con su plataforma

El es Ezequiel Prieto y fundo GoSchool, un proyecto que busca mejorar la calidad educativa y la comunicación entre todos los miembros de la comunidad. Empezó de a poco pero hoy ya casi trabaja con 1300 colegios y ofrece aulas virtuales gratuitas. Leé la nota completa acá.

Dice que viene de una familia de clase media en la cual emprender fue una necesidad para progresar. De hecho, Ezequiel Prieto emprendió desde que era adolescente: su primer proyecto fue a los 16 y su mamá lo acompañaba con cada uno de los clientes porque no lo tomaban en serio cuando hacía sus presentaciones. Desde una revista de publicidad hasta una plantación de 10.000 tulipanes indoor, el emprendedor se animó a dar un paso más lejos y desarrollar un proyecto mucho más ambicioso: GoSchool. Hoy, con 35 años de edad, Ezequiel desarrolló una plataforma que ofrece aulas virtuales, facilita el registro de calificaciones y asistencias y la comunicación entre los alumnos, profesores y directivos.

En entrevista con Endeavor, esto es lo que contó:

E: ¿Cómo nació la empresa? ¿Qué hito -si es que lo hubo- desencadenó el primer paso?

Ezequiel Prieto: Veníamos de trabajar implementando soluciones tecnológicas para grandes grupos, generando más ingresos al sector financiero y de telecomunicaciones. Y nos propusimos aplicar tecnología para resolver problemas sociales, elegimos 3 verticales: educación, salud y transporte.

Nos chocamos con muchas barreras, pero en educación encontramos un sentido más importante: es la única herramienta de progreso de una sociedad.

E: ¿Hay otros competidores en la industria que hagan lo mismo que vos? De ser así, ¿qué te diferencia de ellos?

EP: En el mundo de Edtech no hay muchos players, es un mercado muy complejo. En Argentina específicamente haciendo lo mismo que nosotros no somos más de 5, en Latam no más de 20.

La diferencia es de enfoque. Nosotros vamos a la gestión académica, dónde la información genera un valor transformador en la sociedad, desde dónde se pueden generar políticas educativas. No mandamos “mensajitos” a los padres avisándole de una tarea, GoSchool es una herramienta de articulación entre todos los actores de la comunidad para tomar mejores decisiones.

E: ¿Tenías experiencia en el sector?

EP: No. Creo que lo que más me ayudó fue haber ido a varios colegios. Entender qué cosas hacía bien cada colegio me hizo tener una visión más amplia desde el lado del usuario. El resto es haber aplicado una filosofía customer centric desde el día cero, escuchar los problemas y contrastar la visión con otros.

E: ¿Qué valores tratás de transmitir con tu empresa?

EP: El trabajo en equipo, la transparencia y la sinceridad.

E: ¿Qué desafíos iniciales se te presentaron? ¿Cómo los resolviste?

EP: Una industria muy arraigada en el papel. Fue complejo inicialmente que vean el valor de la digitalización. Por eso hoy se habla de que COVID-19 rompió el paradigma de la educación. Nuestros clientes realmente no sintieron el impacto de pasar a un modelo online, porque ya lo venían haciendo con metodologías como blended learning.

El otro desafío fue crear una cultura de la empresa, para poder armar un equipo todo terreno. Y es lo que a pesar de las crisis sucesivas que vivimos, siempre salimos adelante. 

 

 

E: ¿Qué desafíos tenés hoy?

EP: Crecer en Latinoamérica con el servicio pago. Hoy tenemos +330.0000 usuarios a lo largo de 5 países (Argentina, Chile, Colombia, Perú y México). Muchos utilizando las Aulas Virtuales gratuitas que habilitamos por la suspensión de clases. Ya sembramos con la herramienta gratuita, hoy estamos regando para fidelizar a los usuarios. Cuando termine la suspensión de clases vamos a cosechar.

E: ¿Cómo impactó la pandemia en tu emprendimiento? 

EP: Antes de la pandemia, únicamente el 6% de las instituciones educativas del país tenían algún tipo de herramienta digital. Todos los directivos de escuelas y colegios, como los directores de educación de cada provincia tuvieron que buscar la manera de estar conectados. Obviamente como fue sin planificación, sobran las malas experiencias cómo la utilización de grupos de WhatsApp.

Nosotros antes de la suspensión decidimos abrir las aulas virtuales sin costo, en la primera semana se registraron más de 600 instituciones y llegamos a casi 1300 al día de hoy. 

Llevamos brindadas más de 80hs de capacitaciones via webninars, porque la falencia no era sólo de herramientas, sino también de formación. Este punto es clave y con el cual fidelizamos a la mayoría de los que se registraron gratuitamente.

En Abril, la facturación creció un 58% más que el mes anterior y esperamos convertir al menos 200 instituciones a clientes pagos.

E: ¿Recibiste financiamiento de algún tipo?

Los primeros años fue bootstraping, luego recibimos una inversión ángel en la que confiaron en el proyecto parte del board de Endeavor Cuyo. Luego recibimos inversión a través de embarca.tech. Actualmente, estamos comenzando a armar una nueva ronda para la expansión regional.

E: ¿Cómo es un día habitual en tu vida?

EP: Mi “día” comienza la noche anterior, dónde hago una retrospectiva y analizo lo más importante para poder planificar el siguiente. La primera mañana la bloqueo para resolver pendientes, a media mañana siempre reunión de equipo para ver cómo están y qué necesitan. Aprender a delegar me costó hasta que entendí que debía ser un facilitador. A la tarde, me reservo una hora para leer o mentorear algún proyecto o participar de un evento de la comunidad emprendedora.

E: ¿Qué clase de líder sos?

EP: Fui mutando a lo largo de los años, haber participado de Endeavor HIT me hizo conocer mucho de mi para poder entender cómo armar un equipo. Empecé siendo autocrático, por una obsesión del control. Hoy me considero un líder transformacional, dónde la cultura dirige la organización.

E: Una palabra que te defina

EP: Empatía.

E: ¿Cómo formaste tu equipo de trabajo?

EP: Al principio fueron amigos, pero luego entendí el valor de una cultura. Cuando logré crearla, dejé de enfocarme en las capacidades técnicas de los colaboradores para hacerlo en la cohesión cultural con la empresa y el equipo. Pueden irse colaboradores, pero sé que el que viene a reemplazarlo se va a poner la camiseta de GoSchool.

E: ¿Llevás iniciativas con la comunidad? ¿Cómo le devolvés al ecosistema?

EP: Trato de ayudar a todos los emprendedores que pueda, desde un contacto hasta el análisis de una situación específica. Participo activamente de la comunidad de Endeavor Cuyo, además de ser parte de un grupo de líderes de startups tecnológicas que nos apoyamos por compartir las mismas problemáticas a pesar de ser de verticales diferentes.

 

 

E: ¿Cómo te ves de acá a 5 años?

EP: Más canoso (ríe). Espero que más evolucionado en lo personal, es mi gran trabajo hace años. En lo profesional, siendo parte de la organización líder en LatAm en soluciones para la educación.

E: ¿Cuál es tu sueño?

EP: Una sociedad más justa, dónde todos tengan oportunidades, dónde los líderes piensen primero en la gente que los rodea, dónde todos puedan tener un trabajo digno…en la que mi hija, que hoy tiene 10 meses, no piense en que para poder vivir se tiene que ir a otro país. Fue por esto que me quedé en Argentina, para trabajar hasta lograrlo.

E: ¿Qué es lo que más te enorgullece?

EP: Por un lado, poder ayudar a tanta gente con algo que creamos, los mensajes de los padres y docentes me llenan el alma. Por el otro, que todos los colaboradores de GoSchool tengan ganas de trabajar todos los días en un proyecto que trasciende más allá de mi.

E: ¿Cuál fue el consejo más importante que te dieron y que aplicás al trabajo?

EP: Tenía un entrenador de rugby que me hacía entrenar horas antes que al resto y me quedaba después pateando. Me regaló el libro “La Buena Suerte” y la regla II: Muchos son los que quieren tener Buena Suerte, pero pocos los que deciden ir a por ella.

E: ¿Qué le recomendarías a otros emprendedores que tienen una idea y no saben cómo empezar?

EP: Conéctense con la comunidad. Abran sus ideas, busquen mentores, hablen menos…escuchen más.

Endeavor Argentina

2 respuestas a “Educación a distancia: este emprendedor mendocino ayuda a las instituciones con su plataforma”

Responder a Agustina Elowson Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *