Cinco claves que dejó la Experiencia Endeavor 2015

Por sexto año consecutivo se realizó la Experiencia Endeavor, el encuentro que busca capacitar, conectar e inspirar emprendedores. Más de 2000 personas colmaron la Usina del Arte para participar de actividades especialmente pensadas para aquellos que están en proceso de formación de una compañía.

Las propuestas buscaron generar aportes fructíferos para los asistentes. Desde intercambios de tarjetas hasta reuniones  inversores (en el Conecta Inversor) o encuentros uno a uno con compañías (en el Meet the Companies). También se destacaron los talleres de políticas públicas, de ecommerce, y de finanzas, donde Eduardo Elsztain (IRSA), Martín Migoya (Globant) y Marcos Galperín (MercadoLibre) contaron cómo alcanzaron el sueño del IPO.

Pero la actividad principal fueron las Endeavor Talks, donde disertantes destacados se subieron al escenario principal para contar sus historias de vida. Estos fueron: el brasilero Marcio Kumruian, fundador de Netshoes; Estanislao Bachrach, doctor en Biología Molecular; Alain Coumont, el belga fundador de Le Pain Quotidien; Fernando Storchi, creador de Megatlon; Tomás Bermudez, fundador de Cookapp; David Ruda, fundador de Tarjeta Naranja; el inglés Russel Hall, creador de la aplicación para taxis Hailo; Sally Buberman, fundadora de Wormhole; y Facundo Manes, neurocientífico.

Los asistentes pudieron llevarse estos cinco consejos como resultado de estas historias de gente que pasó por lo mismo que muchos de los que estaban en el auditorio:

  • Los clientes están por encima
    “Las personas necesitan ser tratadas uno a uno: la personalización en el servicio es la clave”, dijo Marcio Kumruian. Por su parte, David Ruda, planteó el concepto de “calidad con calidez”: ser muy eficientes pero también escuchar a la gente. Agregó que “los clientes son los dueños del presente y del futuro de la empresa. Si no los atendemos bien se van”.
  • Pasar de la idea a la acción
    Sally Buberman animó a todo quien tuviese una idea a hacer algo con ella: “Si damos el paso, generamos el cambio”, afirmó. Mientras que Estanislao Bachrach explicó que no es fácil tener buenas ideas, pero se trata de algo que se puede entrenar: “Tengamos muchas y focalicemos en la novedad. Cuantas más ideas novedosas tenemos, más chances hay de que alguna sirva”.
  • El líder es como el director de una orquesta
    “La función del director es tomar la idea central de la empresa y a través de los ejecutantes lograr transmitirla para que al público llegue la obra original”, dijo David Ruda. Fernando Storchi contó que desde su experiencia, el buen líder es el que logra que la gente pueda poner lo mejor dentro del proyecto y sea transmisor de esa cultura. Para Bachrach, liderar es sinónimo de cambiar: “El neurolider dice “no sé”, pregunta y averigua”.
  • No anclarse en el fracaso
    Cómodo es la peor palabra del diccionario. El que no toma riesgos no aprende, y aprender tiene que ser algo del día a día”, sentenció Tomás Bermúdez. Además agregó que “podemos sentarnos cómodos y verlo pasar, o podemos ser protagonistas”. Storchi recomendó aprender a convivir con el fracaso y ser perseverantes. Y agregó que la suerte es un factor importante pero que “cuanto más se entrena, más suerte se tiene, y debemos entrenar el espíritu emprendedor”.
  • La clave está en el equipo
    Alain Coumont dijo: “Todo se resume a la gente con la que trabajas. Si querés ir rápido andá solo, pero si querés ir lejos anda en equipo. Debemos motivar a la gente con nuestra historia: el por qué hacemos lo que hacemos”. Mietras que Sally Buberman destacó la importancia de aprender a delegar, compartir ideas y confiar en los demás: “Cada persona debe tener la oportunidad de ser parte dentro de la empresa”.

Endeavor