Endeavor Four Seasons - 014

Inversores del exterior en busca de emprendedores locales

Se realizó el Endeavor Investor Summit –Edición Cono Sur, un evento que busca reunir inversores con emprendedores de Argentina, Chile, Perú y Uruguay.

Esta tarde finalizó con éxito el Endeavor Investor Summit – Southern Cone Edition, que tiene como objetivo reunir a inversores de Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, Estados Unidos y Hong Kong con emprendedores de la región Cono Sur.

El Investor Summit que se organizó en conjunto entre las oficinas de Endeavor Argentina, Uruguay y Global, recibió en el Hotel Four Seasons de Buenos Aires a más de 30 inversores de 17 fondos provenientes de seis países. Estos se encontraron con 30 emprendedores de 20 compañías de la región que se encuentran en proceso de levantamiento de capital.

Endeavor Four Seasons - 008

La mañana comenzó con un panel en el que se dio una mirada a la economía regional donde hablaron Ignacio Munyo (IEEM Business School) y Eduardo Levy Yeyati (Elypsis), moderado por Maria Eugenia Estenssoro. También se organizaron actividades destinadas tanto a inversores como a emprendedores donde se debatieron, entre otras cosas, las oportunidades y tendencias en el Cono Sur y los secretos para juntar capital.

La principal actividad del día consistió en una sesión de Speed-Networking en la que se realizaron 45 reuniones uno a uno. Cada inversor se sentó con 11 compañías, mientras que los emprendedores hablaron con 10 fondos a quienes debían contarle su proyecto en menos de 10 minutos.

El Investor Summit es una actividad que organiza Endeavor a nivel mundial que busca poner al alcance de los emprendedores una red de fondos de inversión para potenciar el crecimiento de sus compañías. Se realiza cinco veces por año en las distintas regiones donde se encuentra Endeavor presente: América latina, Asia y Norteamérica.

acelerar

Incubar o acelerar, esa es la cuestión

Hasta hace poco tiempo los emprendedores acudían a las incubadoras de empresas para desarrollar su idea. Hoy se suman las aceleradoras de proyectos, espacios para poner en marcha la compañía e incluso conseguir socios o inversores.

Por Leandro Africano

 

Argentina integra el top ten de países con población emprendedora: dos de cada diez argentinos en edad económicamente activa tienen un emprendimiento. Y sólo en Buenos Aires nacen unas 13 mil empresas por año.

En este terreno fértil, nacieron las incubadoras de empresas: espacios públicos o privados donde el emprendedor lleva su proyecto para que esté “protegido” durante los primeros meses. Bajo este techo, pueden enfocarse en lo que mejor saben hacer mientras aprenden el oficio de comandar una empresa. La tasa de mortalidad de empresas en su etapa inicial se calcula en un 80%. Por eso, las incubadoras juegan un rol fundamental relacionado con la capacitación, asesoramiento, infraestructura común y soporte para la búsqueda de financiamiento. Las universidades fueron de las primeras en sumar la incubación de empresas. En sus inicios, fueron la Universidad Nacional de Córdoba y la Universidad Nacional de San Martín, pero hoy casi toda institución universitaria, pública o privada, tiene un espacio para desarrollar emprendimientos. Según los profesionales que integran el staff de las incubadoras, los emprendedores que deben acudir a estos espacios son aquellos que tienen su proyecto en etapa embrionaria, carecen de experiencia ejecutiva al frente de un equipo de trabajo o bien que tienen entre manos una idea pero desconocen el camino para ponerla en práctica. En muchas ocasiones, la incubadora será el juez que dictamine si esa idea brillante para el emprendedor lo es realmente para el mercado.

Ahora, la maduración del emprendedorismo permitió la llegada de nuevos actores. Es el caso de las aceleradoras: espacios donde la idea ya concebida y puesta en marcha logra el empujón necesario para transformarse en un negocio rentable. Según cada caso, ese espaldarazo se traduce en un socio con capital de inversión, un lugar físico para el desarrollo del proyecto, un mentor que asiste en el plan de negocios o bien se ofrece capacitación en la industria en la que se desarrolla la idea. La novedad también es la llegada del sector privado, que vio en los emprendedores oportunidades para diversificar o integrar a su core business. Se estima que en Argentina hay entre 150 y 200 emprendimientos en proceso de “aceleración”. Los centros más fuertes están en Buenos Aires, Córdoba y Rosario. Entre sí, reúnen a una media docena de aceleradoras que se dedican a seleccionar, capitalizar y asesorar a proyectos para luego comprarlos o venderlos en forma conjunta con los socios fundadores.

A diferencia de las incubadoras, entre los requisitos para levantar vuelo dentro de una aceleradora se destacan que aquí no aceptan ideas, sino proyectos ya en funcionamiento. Además, se requiere dedicación completa al proyecto y, en la mayoría de los casos, es requisito que al menos sean dos socios.

Las aceleradoras buscan que el proyecto tenga un plan de negocio de mediano plazo, con proyección regional o internacional, y los emprendedores deben estar dispuestos a ceder acciones a cambio del asesoramiento o inversión de capital.

Entre las aceleradoras locales, se destacan Wayra Argentina, Njambre y Nextlabs. MartaCruz, directora de Nextlabs, explica: “Invertimos en las compañías y recibimos a cambio entre el 2% y el 10% de acciones. Por lo tanto, somos socios: si a la empresa le va bien, a nosotros también.”

Así, los emprendedores y sus buenas ideas tienen quien las haga arrancar… o acelerar.

experiencia endeavor 2014.

Las claves para un pitch perfecto

Antes de comenzar la ya clásica sesión de speed networking del Conecta Inversor en el marco de la Experiencia Endeavor, algunos de los emprendedores participantes nos revelaron sus secretos para dar la mejor primera impresión en los inversores que los escuchan por apenas unos minutos.

Sebastián Calvo – www.biosima.net

“La clave es ser sincero y contar la idea lo más breve y conciso posible. En mi caso, que me dedico a la biotecnología, es muy importante hablar de lo que le interesa al inversor, es decir, la parte económica y de mercado, en lugar de entusiasmarme con la parte técnica, que puede quedar para etapas posteriores. En síntesis, es dar una paneo del tamaño de la oportunidad y explicar por qué te hace único la propuesta que estás transmitiendo”.

Fabián Wizenfeld – www.leev.in

“La estrategia puede variar, porque depende mucho de a quién tenés en frente. Pero siempre me parece importante contar el background propio, para poder explicarles tu modelo de negocio, cómo se te ocurrió la idea y por qué estás en el mercado. Se trata de tener pensado un storytelling de cómo llegaste a hoy y qué vas a hacer mañana”.

Martín Virdis – www.nuvelar.com

“A la hora de hacer un pitch, siempre hay que dejar algo pendiente para que, cuando el inversor haga su serie de preguntas, tengas algo con qué sorprenderlo. Entonces, cuando el inversor piense que ya le dijiste todo, tenés un as bajo la manga para lograr una gran impresión final”.

Nicolás Cremona – www.onsmartway.com

“Lo importante es estudiar al inversor para poder decirle las palabras que quiere escuchar. Hay algunas que ahora están de moda: business intelligence, datos en la nube, e-commerce… Entonces hay que tratar de empezar por ahí para captar su atención. Y luego, mucha percepción: siempre hay que mirar al inversor a la cara para ver si está interesado o no, e ir cambiando el discurso para no perder su atención si es necesario”.

experiencia endeavor 2014.

Nuevos horizontes para emprendedores e inversores

De la inflación, de las reglas cambiantes y de la fragilidad institucional. Pero también del espectacular nivel de capital humano, de la capacidad de adaptación y del incansable espíritu emprendedor. De todos estos temas hablaron los inversores a la hora de evaluar la Argentina en Conecta Inversor, el bloque centrado en financiamiento la Experiencia Endeavor Buenos Aires.

Por Delfina Krusemann

experiencia endeavor 2014.

 

 

“Siempre me preguntan si Silicon Valley puede repetirse en Buenos Aires. Es curioso, porque es algo que también buscan ciudades como San Pablo, Río de Janeiro y Santiago de Chile. Yo creo que ese ecosistema es bastante único, pero sin dudas el mundo de hoy es mucho más globalizado y pueden generarse sub-Silicon Valleys. En ese sentido, Argentina está en una posición muy interesante porque es un semillero de emprendedores y, comparativamente hablando con respecto a su tamaño, la calidad de su emprendedorismo es superior a la de Brasil o México. En definitiva, tiene todos los condimentos como país para ser exitoso”, aseguró Francisco Álvarez-Demalde, fundador y partner de Riverwood Capital, fondo internacional presente en Estados Unidos, Asia y América latina, focalizado en desarrollos tecnológicos. Para Riverwood Capital, la región latinoamericana ya representa casi el 35% de su negocio.

Álvarez-Demalde también señaló que, para un inversor, la Argentina de hoy se encuentra en una situación diferente a la de países como Brasil. Chile o Colombia, porque se ha generado una especie de “primavera de entusiasmo”. Claro que por ahora los inversores que más se subieron a esa ola de optimismo son los cortoplacistas, pero todavía queda por verse si esto se sostiene en el tiempo.

“Nosotros invertimos con una visión de cinco a diez años, por eso en nuestro caso es todavía difícil tener una mirada certera y cien por ciento positiva. Todavía tenemos dos grandes dudas: qué va a pasar con la inflación y cuánto va a valer el peso en la próxima década. Además, al mercado local todavía le falta crecer. Pero creemos que cada vez va a ser más atractivo”, aseguró.

María Eugenia Estenssoro también reflexionó acerca de cómo la falta estabilidad impacta en la evaluación que hacen los inversores a la hora de financiar un proyecto local: “Creo que a los argentinos nos cuesta bastante la estabilidad. Por eso, para que nuestro país pueda encarar un proceso de desarrollo continuo y sustentable, me parece que hace falta reforzar la institucionalidad y acortar la brecha entre políticos y empresarios, para lograr una relación de mayor confianza entre ambos actores”. En definitiva, los inversores seguirán mirando a la Argentina con entusiasmo durante los próximos 18 meses, pero es posible que no haya financiamientos de peso hasta que el panorama político-económico no empiece a aclararse.

Pero no hay mal que por bien no venga. Gastón Lejtman, fundador de Go Integro y emprendedor Endeavor financiado por Riverwood Capital, aseguró que las dificultades existen, pero son ellas las que brindan el entrenamiento ideal para salir a conquistar la región y, por qué no, el mundo: “Cualquier emprendedor en Argentina vive los cambios periódicos de las reglas de juego y eso hace que, cuando quiere expandirse a otros países más estáticos en términos de marcos regulatorios y escenarios, la experiencia local le permite ajustarse y adaptarse con más facilidad. Cuando uno se acostumbra y no se deja sorprender por los vaivenes del negocio, entonces realmente esa cualidad se transforma en valor”.

Corporate venture capitals, una (no tan) nueva forma de invertir

Pero en la actualidad no son sólo los fondos los únicos interesados en financiar emprendimientos, y así lo dejó muy en claro el panel sobre Corporate Venture Capital (CVC), moderado por Gabriela Ruggeri (Business Development Director en DMGT y Managing Partner en Seagrass Capital), e integrado por Pedro Arnt (CFO de MercadoLibre.com), Mariano Groiso (Líder de Industria para IBM Health) y el alemán Daniel Scholten (Manager de 3M New Ventures San Pablo).

El CVC es una forma de inversión de riesgo de grandes empresas que tiene ya 40 años y desde entonces juega un rol crucial en el desarrollo de las industrias locales. Básicamente, se trata de corporaciones que deciden invertir en proyectos ajenos por motivos que trascienden lo económico y responden sobre todo a la estrategia de negocio. Según Ruggeri, ahí reside uno de los principales desafíos: “El CVC es cambiante y dinámico. Si la estrategia interna cambia, vamos a dejar de invertir en un emprendimiento, pero no porque le esté yendo mal, sino porque dejó de tener valor estratégico para nosotros. Creo que comunicar bien estos cambios es muy importante, ya que es una gran diferencia de visión con respecto al venture capital tradicional, en el que el retorno financiero es el principal objetivo”.

En esta misma sintonía trabaja hace trece meses el fondo de e-commerce de MercadoLibre.com, que ya invirtió en siete empresas de su mismo sector: “Todo surge con el objetivo de apoyar financieramente a emprendimientos que están haciendo uso del ecosistema de servicios para el comercio de MercadoLibre.com, de modo que puedan acelerar su propia innovación y desarrollo, al tiempo que apalancan nuestro ecosistema. Ese es nuestro primer objetivo. Solo en un segundo nivel de relevancia aparece la posibilidad de percibir un retorno económico”, apuntó Pedro Arnt.

Incluso para gigantes como IBM o 3M, el foco también está puesto en la innovación antes que en el retorno de la inversión: palabras como “vanguardia” y “disrupción” son claves para un CVC. “Una inversión tiene que funcionar financieramente, pero el valor estratégico potencial que nosotros podemos generar es siempre mucho más grande y resulta fundamental para decidir en qué emprendimiento invertir”, afirmó Daniel Scholten. Mariano Groiso reflexionó: “IBM fue una de las primeras empresas tecnológicas y tuvo que reinventarse muchas veces en sus cien años de vida. La única manera de poder lograrlo es ser visionarios y rodearse de gente de avanzada” Ruggeri también compartió su experiencia en DMGT: “Hace 20 años, el mercado de medios estaba viviendo una revolución importante y teníamos que ser los primeros en quebrar el paradigma de nuestro propio negocio, desafiándonos con nuevas alternativas. Fue entonces cuando consideramos que no encontraríamos todas las soluciones internamente, y comenzamos con una estrategia de diversificación que nos llevó al CVC”.

Se trata, en definitiva, de hacer lo que sea necesario para seguir siendo líderes del mercado, incluso cuando eso signifique disrrupcionar de afuera hacia adentro: “A veces hay cosas que queremos lograr pero nos damos cuenta de que podríamos desarrollarlas recién dentro de 18 meses. ¿Por qué privar a nuestros usuarios de ese avance si hay alguien más que lo puede hacer ahora? Nosotros estamos dispuestos a financiar a otro para que la innovación ocurra ya”, concluyó Pedro Arnt. Todo parece indicar que la primavera está por llegar.

$7.500.000 para el desarrollo de servicios tecnológicos que incrementen la producción

Endeavor Córdoba informa que la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, a través del Fondo Tecnológico Argentino (FONTAR), llama a la presentación de proyectos para fortalecer y desarrollar capacidades para la prestación de servicios tecnológicos orientados a la producción de bienes y servicios, para la adjudicación de Aportes No Reembolsables en el marco del Programa de Innovación Tecnológica III La nueva línea denominada FIN SET 2013, administrada por el Fondo Tecnológico Argentino (FONTAR) de la Agencia, está destinada tanto a instituciones públicas o privadas sin fines de lucro como a empresas argentinas que brinden un servicio tecnológico al sector productivo, principalmente al sector de las PyMES. Más información aquí