Tech Business: Lo que tenés que saber antes de crear una app

Las aplicaciones móviles son un gran canal para las empresas que buscan mejorar la comunicación con sus clientes o sus empleados. Pero desarrollarlas es un riesgo que consume mucho tiempo y necesita de un plan de negocios para que la inversión dé buenos resultados. Conocé 7 consejos indispensables antes de probarlo, según Wolox.

Escrito por Dolores Alonso

Determinar si crear una aplicación debe ser tu próximo paso es siempre una gran decisión para cualquier negocio. En Wolox, lo sabemos. Por eso, queremos compartir contigo las 7 claves a considerar para que tu app sea una inversión exitosa.

¿Tuviste alguna vez un momento de revelación y pensaste que tenías una idea genial para una app? ¿Te dijiste alguna vez: “Tiene que existir una manera mejor de hacer esto” y creíste que una nueva app era la solución? ¿Te estás preguntando si una nueva aplicación móvil podría ayudar al crecimiento de tu negocio?

Las aplicaciones móviles son un gran canal para las empresas que buscan mejorar la comunicación con sus clientes o sus empleados. Pero desarrollarlas es un riesgo que consume mucho tiempo, y se necesita un plan de negocios para que la inversión dé verdaderos frutos. En Wolox, sabemos que no cualquier app puede cumplir con ese objetivo.


En nuestra experiencia como consultores de cientos de empresas, nos hemos encontrado con ideas que tuvimos que rechazar o transformar por completo con nuestros clientes. De lo contrario, habríamos creado aplicaciones sin ningún impacto en los usuarios


Las aplicaciones móviles son productos muy complejos. Es por eso que el análisis debe ser exhaustivo. Para empezar, se deben dividir los puntos clave a analizar en dos grupos: comerciales y tecnológicos.

Lo que tenés que saber antes de crear una app

1) El mercado de las aplicaciones móviles

En la actualidad, el mercado de las aplicaciones móviles está muy concurrido. En primer lugar, debés realizar una investigación para saber si ya existe algo similar a tu idea. Si es así, tranquilo, no es el fin del mundo.  ¿Realmente funciona? ¿Podrías hacerlo mejor? Para orientarte puedes leer las reseñas de los usuarios. En este caso, el cliente siempre tiene la razón.

Intentá ir más lejos que tus competidores y amplía tu investigación para descubrir los mejores modelos en el mercado. ¿Son apps gratis? ¿Cuánto se cobra por descargarlas? Recordá que no sos Neil Armstrong pisando la luna: mucha gente ya ha pasado por lo mismo, ¡aprendé de ellos!

2) Los objetivos comerciales

Si no sabés a dónde te diriges, terminarás perdido en un bosque de requisitos funcionales.

Existen dos objetivos principales para invertir en una aplicación. Si bien la meta más evidente podría ser incrementar las ventas agregando un canal más práctico, otro propósito válido podría ser interactuar con los clientes, compartir información útil sobre los productos y crear una comunidad.

Al establecer tus principales objetivos, sentarás las bases de todas tus decisiones futuras. Es por eso que debes pensarlos con detenimiento antes de seguir.

3) La frecuencia de uso

Tu principal desafío es evitar que la aplicación quede sepultada en el teléfono móvil de tu cliente. Para asegurarte de que esto no suceda, los usuarios deben interactuar con la app de manera regular (si no, la mejor opción sería crear un sitio web responsive).

En realidad, el problema va más allá del teléfono móvil en sí, depende de la categoría del producto. Por ejemplo, imaginemos que yo soy dueño de un restaurante y se me ocurre crear una aplicación para aumentar mis ventas. Lo cierto es que la gente no siempre ordena comida al mismo lugar, por lo tanto, la frecuencia de uso de esta app sería baja. Una idea mejor para una aplicación sería que la gente pudiera ordenar comida de cualquier restaurante de la ciudad. No por nada este tipo de apps existen en casi cualquier rincón del mundo occidental: tienen una gran frecuencia de uso. Como dueño de un restaurante, sería más conveniente incluir mi negocio en las listas de estas apps que desarrollar la mía propia (a menos que yo ya sea un gigante de la industria).


Una situación diferente es cuando los usuarios compran tu producto con poca frecuencia. El mercado del lujo puede servir de ejemplo. En este caso, una app podría ser útil para generar una comunidad, pero no tanto para aumentar las ventas.


Tené en cuenta que según una encuesta reciente, un contundente 25% de los encuestados dijo que borraba las apps cada vez que se le llenaba la memoria del teléfono. Estás compitiendo por un recurso limitado y los usuarios eliminarán tu aplicación si no la necesitan o no la usan con frecuencia.

4) Aumentar las ventas (o no, esa es la cuestión)

¿Cuánto más comprará el cliente gracias a tu app? Eso depende de múltiples factores. En primer lugar, debés conocer a tu público para determinar cuánto tiempo pasan usando el teléfono y si acostumbran a interactuar con una marca en línea.

La principal ventaja de desarrollar una app es potenciar el reconocimiento de la marca. Es difícil medirlo en términos de ventas, pero tu marca siempre tiene que trabajar en su relación con los prospects, brindarles información sobre los productos o servicios y, de esta manera, acercarlos al canal de compras. Es necesario estimar el impacto de estos valores en tus ventas.

5) El precio 

Antes que nada, debés decidir si vas a cobrar por tu app o si será gratis. Hoy en día, la principal tendencia es permitir las descargas gratis y empezar a cobrar por las funciones especiales.

6) El costo de la oportunidad

Tu presupuesto no es ilimitado. Por lo tanto, las alternativas para invertir tu dinero son excluyentes. El costo de la oportunidad es el beneficio que hubieras tenido de haber elegido la segunda mejor opción disponible. Por ejemplo, en lugar de una aplicación, podrías haber desarrollado un buen sitio web para ecommerce por el mismo precio.

Es recomendable estimar de cuánto habría sido el beneficio de la segunda mejor alternativa y compararlo con el beneficio que tendrías con la mejor opción (en este caso, desarrollar la app).

7) El retorno de la inversión (ROI)

Este es un factor clave. Además del costo del desarrollo de la aplicación, al estimar el ROI, no olvides sumar el costo del servicio de mantenimiento que, por lo general, es una tarifa fija por mes. Intentá estimar cuánto tiempo pasará hasta que tu app produzca las ventas suficientes que compensen tu inversión. Un año parece razonable, pero dos podría implicar un gran riesgo.

¡La pelota está de tu lado!

Ya conocés los aspectos básicos del negocio que debés considerar antes de crear una nueva aplicación móvil. Si bien requiere un análisis complejo que lleva tiempo, es esencial que te asegures de que vale la pena invertir tu dinero.

Leé la nota original acá

Endeavor Argentina

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *