Cómo estructurar el área administrativa de una startup

Mejorar la administración y finanzas de una compañía es una de las tareas más importantes para gestionar el negocio. Pero, a veces surgen dudas dobre cuáles son las mejores prácticas del área. Barrero & Larroudé, firma que brinda servicios de auditoría, impuestos y consultoría, explica lo que hace falta para tener una visión a futuro. Leé la nota completa acá.

Con frecuencia vemos cómo los recursos de las startups se concentran en validar sus productos y servicios en el mercado, pero el sector administrativo pareciera no ser tan importante en esa búsqueda. Ya sea por falta de tiempo, recursos o desconocimiento es un área que aparentemente no aporta mucho valor en las etapas iniciales.

Si a esto le sumamos que la mayoría de las startups nacen con una visión global, por lo que desde sus inicios tienen las complejidades de una empresa multinacional, la situación toma más relevancia.

A su vez, pareciera que el área administrativa se refiere únicamente al cumplimiento de las obligaciones fiscales y legales, descartando la sinergia colectiva que puede lograr su visión sistémica del negocio.

Administración creativa ¿Cómo aporta valor a tu empresa?

Las empresas sostenibles tienen administraciones creativas. La administración no le escapa al reporting, a la definición de procesos, al registro de operaciones, a la asignación de roles y a un sinfín de actividades que con el tiempo se vuelven más operativas o programables.

Pero aún cuando el mundo avanza hacia la automatización de procesos, la capacidad de analizar con una mirada global, detectar oportunidades y corregir el rumbo para que la empresa sea legal y responsablemente sustentable, sigue siendo una habilidad que solo la puede desarrollar el ser humano, y en este camino es fundamental el rol estratégico del área de administración.

Un control periódico de los procesos claves de tu empresa permite acomodar las piezas y lograr hacer crecer el negocio en un ecosistema en permanente cambio.

La periodicidad en la revisión de los procesos administrativos permite generar organizaciones más flexibles y delinear responsabilidades precisas para que los colaboradores puedan desarrollar al máximo su rol.

¿Por dónde empiezo?

Fórmulas mágicas de ordenamiento empresarial no existen. Si bien cada empresa es única, el común denominador es la falta de diagnóstico organizacional. Hacer un diagnóstico permite conocernos a nosotros mismos, detectar el potencial interno y aquellos vicios que repercuten negativamente en tus KPIs.

El área administrativa es el corazón de las empresas: no sólo marca el pulso, sino que define la cultura y el rumbo del negocio. No obstante, suele ocurrir que desde administración surgen inconsistencias. Por ejemplo, decimos que somos innovadores pero no invertimos en I+D, o nos quejamos por la rotación del equipo pero no nos ocupamos de contener y definir sus roles.

La mirada integral y creativa de la administración permite prever y mejorar estas inconsistencias y tener un mejor negocio.

¿Se puede lograr el orden?

Claro que sí. La clave de este proceso es abandonar la lógica que se genera con la dinámica de gestionar “apagando incendios”, para pasar a una mentalidad de negocio profesionalmente administrado.

El departamento administrativo, aún cuando sean los propios fundadores y empleados operativos (por lo general suele ser una persona a cargo), tiene la misión de organizar el trabajo, definir los procesos y tener la creatividad suficiente para direccionar los recursos a aquellas áreas, actividades o roles que agregan valor al negocio y sobre todo a los clientes.

Una mirada al futuro

El entrenamiento en el desarrollo de habilidades blandas y la capacidad de anticiparse y planificar pensando múltiples posibles escenarios es la verdadera tarea de la administración del siglo XXI. Hoy ya no alcanza con llevar el Excel al día y como administradores tenemos que asumir que el desafío es anticipar el futuro, más bien, crearlo.

En este sentido, el departamento de administración es una de las verticales más importantes para la gestión del negocio y necesariamente tiene que estar en sintonía con las otras áreas de tu empresa. Organizar, otorgar valor, visión de futuro y sistémica son las claves que van a potenciar el crecimiento de tu startup.

Sin embargo, el manejo financiero responsable desde los primeros pasos permite la sostenibilidad, escalabilidad e internacionalización de tu emprendimiento.

Endeavor Argentina

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *