¿Vale la pena ceder el control de mi empresa en busca de inversión?

El proceso de levantar capital es tentador, si bien el inversor se queda con una parte de la empresa, con la expectativa de que en los años siguientes el desarrollo del negocio le reporte un rendimiento financiero. La cuestión es: ¿el emprendedor sabe cómo funcionan las reglas de juego? Conocé más en esta nota.

Adaptación del artículo de Florian Hagenbuch para Endeavor Brasil*

Los riesgos tanto para el emprendedor como para el inversor aumentan cuando la dilución del capital de la empresa es demasiado grande en una sola ronda. En el mercado, la media es ceder entre el 15% y el 30% del negocio a cambio de la inversión. ¿Vale la pena, entonces, ceder el control del negocio a cambio de levantar capital?

Muchas startups se dan cuenta, en algún momento, de que necesitan dinero para acelerar su crecimiento. Como los recursos no siempre están disponibles a través de préstamos bancarios (debido al alto riesgo), dependen de los fondos de capital riesgo y de los inversores ángeles para realizar inversiones. En este caso, la inversión se realiza en forma de capital. Es decir, el inversor se queda con una parte de la empresa, con la expectativa de que en los años siguientes el desarrollo del negocio le reporte un rendimiento financiero.

Ceder una parte de la empresa a los inversores es como la lógica del pastel. Puede ser que merezca más la pena tomar un trozo de una tarta de tres pisos que quedarse con una magdalena entera. El problema es que la ecuación no es tan sencilla. Si se regala demasiada participación, el emprendedor puede perder su motivación inicial: ocuparse de su negocio. Al fin y al cabo, ¿Cuánto se puede vender una participación en una empresa, por muy experimentados que sean los inversores o por mucho dinero que haya en juego?

Cuándo tiene sentido tener inversores

La decisión de renunciar a una parte de una empresa a cambio de capital sólo tiene sentido si ese capital hace que la empresa crezca más rápido de lo que lo haría sin el capital. La pregunta que debe hacerse el empresario es: ¿Cuánto puedo crecer sin capital y cuál será mi crecimiento con capital? La diferencia entre la primera y la segunda curva tiene que ser muy grande para justificar el intercambio de inversiones. Dar participaciones en su empresa es caro.

Suponiendo que tenga éxito y genere valor, la participación adquirida hoy por el inversor valdrá mucho más en el futuro. Los resultados se dividirán proporcionalmente. En teoría, esto acaba siendo mucho más caro que tomar financiación, incluso en países donde los tipos de interés son altos. Además, desde el momento en que el emprendedor obtiene capital de terceros, asume la responsabilidad de tener que ganar dinero para sus inversores.

Lo más probable es que ya no sea una opción seguir dirigiendo el negocio para siempre, sin preocuparse por la liquidez. Por lo tanto, los emprendedores experimentados no “celebran” cuando consiguen capital; de hecho, su preocupación no hace más que aumentar, porque además de tener que ocuparse de los clientes, los empleados y los proveedores, también tienen que preocuparse por los inversores. Por otro lado, la ventaja de obtener inversiones de ángeles o fondos es que el capital suele estar disponible más rápidamente.

A menudo, el capital está disponible cuando el crédito no lo está. No es de extrañar que lo llamen “capital de riesgo”. Además, más que el capital, la bolsa de inversión puede aportar a su empresa socios con conocimientos del mercado. En un mundo ideal, entienden lo que hacés, los retos que tenés y teóricamente te ayudan a superar los problemas.

 

 

¿Cuánto hay que ceder?

Según mi experiencia, la participación que se cede al inversor varía entre el 15% y el 30% en cada ronda, desde el capital semilla (fase inicial) hasta las series A, B y C. En general, la norma del mercado es el 20%. Si tiene una empresa muy “hot”, que está generando mucho interés por parte de varios fondos de inversión, puede llegar al 15%, o en raros casos, al 10%. De lo contrario, si los inversores no están tan entusiasmados, se llega al 30% para compensar los riesgos señalados por ellos. Por lo general, alrededor del 20% es un valor justo.

Asumiendo este principio de dilución, lo curioso es que la valoración acaba siendo mucho más en función de lo que se quiere recaudar. Por ejemplo, si quiere recaudar 1 millón de dólares para su empresa y necesita ceder el 20% de la participación para el inversor, su valoración será de 5 millones de dólares post-dinero, es decir, después de la entrada del recurso.

Es muy importante entender cómo funciona este juego. Veo que muchos emprendedores piden ofertas que, en mi concepto, no existen. Una dilución excesiva desde el principio afecta a la motivación del empresario a largo plazo. Además, una vez que una empresa obtiene capital es muy poco probable que no vuelva a tener otra ronda de inversión: normalmente la empresa que necesita capital para crecer al principio seguirá beneficiándose de rondas posteriores.

¿Cuánto dinero hay que recaudar?

Supongamos una situación: el emprendedor quiere recaudar $ 20 millones. Estupendo, pero ¿cómo va a gastar ese dinero? ¿Tiene estructura para gastar todo este capital? Suponiendo que este capital equivalga a una participación del 20%, la empresa tendrá un valor de 100 millones de dólares. ¿Puede el emprendedor mantener esta valoración? ¿Se siente cómodo aceptando esta valoración, teniendo en cuenta que tendrá que entregar como rendimiento al menos varias veces este valor en 5 años a los inversores?

Por lo tanto, los emprendedores tienen que saber cuánto dinero necesitan y dónde lo van a utilizar. Hay veces que no es necesario recaudar dinero. Vale la pena recordarlo: es parte de la vida de una startup arreglárselas con poco. Aceptar un pequeño cheque a cambio de una participación del 20% en la empresa no siempre es rentable. El dinero, en general, es caro. Dinero que todo el mundo quiere, pero ¿realmente lo necesitás? ¿Sabés lo caro que resulta eso a largo plazo? ¿Y que tendrá mucha más presión para generar rendimientos para su inversor que si la empresa es sólo suya?

 

 

El emprendedor en la mesa de negociación

Según mi experiencia, el emprendedor de hoy en día sigue teniendo más poder de negociación en los mercados desarrollados, como el de Estados Unidos, donde hay miles de ángeles persiguiendo ofertas. La competencia hace que la exigencia de fondos propios disminuya. Como en Latinoamérica este mercado aún está en desarrollo, hay menos capital y poca competencia. Veo que muchos emprendedores aceptan acuerdos dudosos porque no tienen otra alternativa, pero a veces es mejor seguir creciendo con bootstrap, esa situación en la que la empresa vive de su propia inversión o de los ingresos generados. Es más probable que el negocio despegue de esa manera que a través de una problemática dilución.

La dilución, por cierto, no es el único problema. Hay condiciones impuestas en cada país que pueden jugar en contra del emprendedor. La preferencia de liquidación, por ejemplo, que establece quién gana dinero primero (y cuánto) en caso de venta de la empresa. Supongamos que el inversor posee el 50% de la empresa. Si se vende por 10 millones de dólares, el dinero debería repartirse a partes iguales. Pero la preferencia de liquidación puede requerir que el inversor gane 20 veces su inversión y luego reparta el resto.

Si la inversión fue de $ 200.000, el inversor obtendrá 4 millones  y luego dividirá los otros 6 millones en partes iguales, lo que hace que su retorno sea de 8 millones. Es decir, el empresario se lleva 2 millones, o el 20% del total. Muy diferente del 50% que creía que poseía la empresa. Vale la pena informarse en sitios especializados sobre los términos más comunes, e intercambiar ideas con otros fundadores que ya han pasado por algo similar para no correr el riesgo de hacer algo mal.

Al final, lo ideal es que el riesgo se reparta a partes iguales entre emprendedores e inversores. Veo que muchos ángeles intentan cubrirse porque no confían en el emprendedor o porque quieren crear una protección de la inversión de riesgo. Pero, según mi experiencia, no hay protección: la inversión inicial es 0 o 100. O el emprendedor tiene éxito y el inversor gana, o no funciona, y el fracaso forma parte del juego.

_

*El autor es cofundador de Printi y de Loft. Para acceder a la nota original, ingresá acá.

Endeavor Argentina

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *