#HistoriasEmprendedoras: El emprendimiento que vino a sorprender a su propia creadora.

Brandatta es una aplicación de inventarios para todas las empresas que manejan stock. Hoy, Liora Deich nos cuenta cómo llegó a emprender en software, y todo lo que esto genera.

Liora Deich es mamá de dos y licenciada en economía, y hoy se encuentra emprendiendo en tecnología. Nunca se imaginó en un emprendimiento de este estilo, pero la vida la sorprendió y hoy se encuentra feliz en ese rubro. En la siguiente nota nos cuenta su historia.

Endeavor: Si tuvieras que explicar tu emprendimiento a alguien que no lo conoce, ¿cómo lo describirías?

Liora Deich: En Brandatta hacemos software para empresas, y hemos desarrollamos una app para tomar inventarios con dispositivos móviles. Hoy estamos también desarrollando una nueva versión para hacer un workflow a través del dispositivo celular.

E: ¿Podrías contarnos tu historia emprendedora?

LD: Yo soy licenciada en economía, pero la vida me fue llevando al software. Trabajé durante diez años en varias empresas implementando software, en una de ellas conocí al que hoy es mi socio, Sebastián Crusvar. Hace unos años me encontraba en licencia por maternidad y comencé a tener mis propios clientes. Apareció un cliente muy grande, y como me di cuenta que no iba a poder sola, lo llamé a Sebastián. Ahí empieza a surgir toda esta idea de Brandatta, que fue totalmente inesperado. Se fue dando.

Después, cuando tuve que volver a trabajar, renuncié. Empezamos a ver a quienes le podíamos ofrecer lo que hacíamos, y rápidamente estábamos vendiendo. Ahí dijimos, “esto realmente funciona”, y generamos la rutina de juntarnos todos los días, para armar bien el proyecto. Todos los productos que ofrecemos se fueron generando por necesidades de los clientes, hasta que vimos que lo que funcionaba era la app para inventarios.

E: Dijiste que todo se fue dando orgánicamente… ¿nunca te habías imaginado emprendiendo?

LD: Sí proyectaba tener algo propio, pero nunca emprendiendo en tecnología, y menos en este momento en plena maternidad. Nunca me imaginé visitado multinacionales y menos, en el área comercial. Es un rol que no esperaba, que no sabía que tenía el potencial, fue una sorpresa.

E: ¿Te dio miedo o ansiedad comenzar?

LD: No, la suerte del principiante nos acompañó mucho realmente. Al haber surgido de modo tan natural y orgánico, no me dio espacio para el miedo. No es que renuncié y dije ¿ahora qué hago? Estoy sorprendida con lo que paso. El otro día viaje a Chile a vender el producto y decía, ¿en qué momento me imaginaba hace un año en esta situación? No tuve miedos porque no tenía un lugar al que quería llegar. Ahora sí, porque ahora ya tengo planes objetivos a los que apunto y me agarra ese miedo, esa frustración. Es distinto.

E: ¿Qué aprendizajes te viene dejando tu camino emprendedor?

LD: Tuve que aprender un montón de cosas. Desde hablar con lenguaje formal en las entrevistas, a aprender todo lo técnico para esas entrevistas. Venía acostumbrada a un trato más coloquial. El aprendizaje que tuve en el último año no me lo saca nadie, es fantástico, más allá de que luego Brandatta funcioné o no.

E: ¿Qué es lo que más te gusta de emprender?

LD: Lo que me más me gusta es poder hablar con el cliente y ver que lo que vos estás haciendo le puede solucionar algo. Porque te das cuenta que no todo está inventado, que no todo está hecho. Esa adrenalina de ir a las entrevistas, de ver qué les pasa a las empresas, qué necesitan, todo lo que es networking me encanta. Y lo más difícil es quizás la frustración cuando no te contestan más, cuando un negocio no cierra. Y entender que un no de un cliente no es un “no” del mercado. Quizás no lo necesitaba o no era el mejor momento…

E: ¿Qué soñas para Brandatta?

LD: Queremos que sea un producto popular, no algo exclusivo. Que lo tengan todos los que manejan stock, que sea algo típico.

E: Por último, ¿cómo te viene resultando Her Business Program de Endeavor?

LD: ¡Me encanta! Yo hice otro programa emprendedor, pero nos llevaban sobre todo a charlas y eventos, me faltaban herramientas. A Her Business lo veo más profundo, en cada clase se entiende qué te quieren sumar, qué quieren que aprendas esa clase. Y a medida que hablan los expositores es un clic en la cabeza que decís, “ese punto lo tengo que reveer”. Te lleva todo el tiempo a repensar tu propio proyecto. Eso es fantástico.

Y estoy muy agradecida con Endeavor, es un espacio fabuloso, es una gran contención. Sé que puedo contar con ustedes.

Endeavor Argentina

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *