Smart mobility, ¿hacia dónde deben caminar las grandes ciudades?

La urbanización y los avances tecnológicos han llevado a reimaginar los transportes. Desde autos inteligentes hasta drones, las ciudades están cambiando. Pero, ¿estos avances mejoraron realmente la movilidad de las personas? Endeavor México y Gulf México realizaron una investigación para analizar el fenómeno. Conocé de qué se trata acá.

A fin de entender cómo evoluciona el concepto de movilidad alrededor del mundo, en la investigación se comparan cinco ciudades: Los Ángeles, Buenos Aires, Copenhague, Singapur y Ciudad de México, todas ellas evaluadas en el estudio 2017 Smart Cities Index, realizado por la firma Easy Park Group. Este ranking evalúa los factores que hacen que una urbe se considere una smart city, entre los cuales se encuentra el rubro de Transporte y Movilidad, donde a su vez se revisan cuatro aspectos: estacionamiento inteligente, presencia de servicios de car sharing, tránsito y transporte público.

Según el estudio, en Buenos Aires, el 35% de las personas se moviliza en transporte público, un 45% en transporte privado y el 20% restante utiliza otros medios. Pero, como ocurre en las grandes ciudades con mucha concentración urbana, el tiempo de tráfico en BA se incrementa un 42% de lo habitual cuando hay congestión. Si comparamos estos datos con ciudades de otros países, tardaríamos más en llegar al trabajo en nuestro país que en Copenaghe (23%) pero menos que en Ciudad de México (66%).

La presente investigación gira en torno a la urgencia de continuar y extender este cambio de mentalidad a favor de la movilidad, adoptando las mejores prácticas internacionales y desarrollando soluciones propias, como las que proponen los emprendedores. Se trata de dejar de pensar en cómo mover más autos en menos tiempo a cómo mover más personas en menos tiempo, de manera segura, eficiente, incluyente y sustentable, sin que esto signifique dejar de lado el bienestar de los automovilistas.

En este documento también se abordan las causas que han llevado a las grandes ciudades a enfrentar los problemas de contaminación y saturación vial que hoy las caracterizan, así como revisar las tendencias y posibles soluciones como parte de una macrotendencia llamada smart mobility.

Luego de revisar las mejores prácticas en materia de movilidad alrededor del mundo, una de las grandes soluciones para afrontar el fenómenos es el uso del big data -recolección de grandes volúmenes de información- y en la necesidad de abrir la información a otros colaboradores del ecosistema de movilidad. Pero antes, debemos preguntarnos:

¿Qué políticas públicas se necesitan impulsar para lograr un gobierno de open data que involucre a todos los actores: público, privado y educativo?

¿Qué hace falta para poder generar datos que permitan mejorar la calidad del medio ambiente en las ciudades?

¿Cómo mover a más personas de manera segura, eficiente, incluyente y sustentable?

¿De qué manera el big data beneficia el movimiento de las personas?

¿Qué beneficios trae que la movilidad sea considerada como un derecho humano?

TENDENCIAS

Antes de hablar de movilidad inteligente, primero hay que hablar de un concepto relativamente nuevo: smart cities. En él se engloban las diferentes soluciones tecnológicas que ayudan a mejorar la vida en las ciudades. ¿Para qué? Para que éstas se vuelvan más dinámicas y evolucionen constantemente la vida de sus ciudadanos con servicios de calidad.

Hoy en día, más de la mitad de la población mundial vive en áreas urbanas y se estima que para el 2025 habrá 2.000 millones de personas viviendo en ciudades, lo cual ha dado paso al surgimiento y ampliación de megalópolis, es decir, ciudades con más de 10 millones de habitantes.

Además, adoptar el concepto de “movilidad” puede traducirse en menos accidentes, menos lesiones y menos pérdidas humanas, siempre que se invierta en infraestructura suficiente para garantizar la seguridad a los ciudadanos, más allá de cómo se desplacen.

A nivel global, existen 33 emprendedores Endeavor sespecializados en Smart Mobility. Entre ellas, la compañía argentina Quadminds, empresa especializada en Internet de las Cosas (IoT) y Supply Chain.

CONCLUSIONES

Algunas de las conclusiones que se desprenden del estudio son:

  • Aquellos que hoy están marcando el rumbo de smart mobility son los vehículos autónomos, las bicicletas dockless y bike sharing, los drones y el ride hailing, es decir, la actividad de pedir un automóvil desde la app del celular.
  • Los análisis indican que las ciudades con mejores índices de vialidad —que miden parque vehicular, congestión vial, tiempo promedio en el tránsito, contaminación atmosférica, entre otros factores— son aquellas que han basado su infraestructura y reglamentación en el análisis de datos.
  • Una mejor movilidad no será posible si no existe también una participación activa de la sociedad. Es necesario desincentivar el uso del vehículo y dejar de considerarlo un artículo de primera necesidad.
  • Avanzar en este camino será un proceso a largo plazo. Sin embargo, considerar la movilidad como un derecho universal es un primer paso para empujar todas las acciones políticas hacia el mismo camino: fomentar la inclusión social a todos los niveles.

¿Querés leer el estudio completo? Descargalo gratis acá

Endeavor Argentina

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *