Russell Hall: Reflexiones de un taxista devenido emprendedor

Russell_Hall_Reflexiones_de_un_Taxista_Devenido_Emprendedor_Endeavor_Argentina

Este inglés de 55 años se pasó tres décadas arriba de un taxi, hasta que en 2011 decidió crear una aplicación para conectar a sus colegas con pasajeros: hoy, Hailo concreta un viaje cada tres segundos en ciudades como Londres, Madrid, Tokio y Singapur.

Las buenas ideas suelen comenzar en una mesa, con tragos de por medio. Hall confiesa que la chispa que inició Hailo nació básicamente porque se juntaba con sus colegas Gary Jackson y Terry Runham, todos los días en un bar de Trafalgar Square, a tomar (té, café, cerveza, dependiendo la ocasión) y a hablar de todo lo que a los taxistas los obsesiona: política, fútbol, ¡y lo mal que andan las cosas! “Nuestra inspiración nació del deseo de terminar con una contradicción muy común: los taxistas dicen que no tienen suficientes pasajeros, y los pasajeros aseguran que les cuesta muchísimo encontrar un taxi. Quisimos crear una forma más eficiente de ser taxista, y les aseguro que para eso hicieron falta muchos tragos y charlas”.

 

Considerá asociarte a gente diferente. Ellos pueden tener lo que te falta para triunfar. Los tres tenían una gran idea y toda la experiencia en la industria del taxi para dar vida a Hailo, pero les faltaban dos cosas fundamentales: la capacidad económica para invertir en el proyecto y el know-how tecnológico para desarrollar la aplicación. Cuando conocieron a los emprendedores techies Jay Bregman, Ron Zeghibe y Caspar Woolley, Hall asegura que fue “conexión a primera vista”. Y agrega: “Fue clave para el éxito dividir bien nuestros roles, saber en qué se enfocaría cada uno y respetar esa delineación según talentos y fortalezas”.

 

El nombre de tu emprendimiento dice mucho de lo que sos, pero sobre todo de lo que podés llegar a ser. “Fuimos muy cuidadosos a la hora de bautizar la app: no queríamos usar la palabra ‘taxi’, porque sabíamos que se trataba de un emprendimiento tecnológico por sobre todas las cosas y que, como tal, podía crecer hacia lugares impensados”, relata Hall. El tiempo les dio la razón: ya en 2013, la revista especializada en tecnología The Verge publicaba que las aplicaciones para taxis eran las nuevas “niñas mimadas” de Silicon Valley, y que en el futuro podrían liderar una revolución en la manera en que seguimos nuestras compras online en tiempo real.

 

Nunca está todo hecho: ¡animate a dudar de la tradición! Lo más difícil no fue desarrollar la app, sino transformar la forma de hacer las cosas en una industria con casi 350 años en Londres. “Además, los taxistas creemos que sabemos todo sobre ¡todo! Por eso, no fue fácil convencerlos de que les convenía comprar un smartphone porque esa sería su nueva y vital herramienta de trabajo. Pero hablamos con más de seis mil choferes, y confiaron en nosotros porque vieron que conocíamos a fondo su problemática y sus necesidades”, explica Hall. Actualmente, en un negocio que mueve 2.600 millones de libras por año, Hailo tiene más de 15 mil taxistas registrados en la capital inglesa, lo cual representa a dos de cada tres choferes de la ciudad.

 

Para emprender, hay que estar (muy) preparado. Pero no se trata de coleccionar posgrados ni MBA. En cambio, el cofundador de Hailo enumera varios desafíos que apuntan al espíritu de un verdadero emprendedor: “Estate preparado para trabajar extremadamente duro. Para alejarte un poco de tus amigos y familia porque, al principio, necesitás enfocarte y quizás muchos de ellos consideren qué estás ‘perdiendo tu tiempo’ en algo que no entienden. Estate preparado también para escuchar y compartir con aquellos en los que reconozcas tu misma pasión. Y para que te digan muchas veces que no… Pero que eso no arruine tu sueño: antes que nadie, sos vos el que tiene que creer en tu idea”.