Las 10 claves para emprender con amigos

Seguramente alguna vez que te juntaste con tus amigos salió la idea “¿Y si emprendemos algo juntos?”. En ese momento de entusiasmo creemos que nada puede salir mal. Pero, por supuesto, los planes del universo para un grupo de amigos que quiere llevar a cabo un proyecto pueden ser mucho más crueles. Pero no te preocupes, tenemos las 10 claves indispensables para que puedan emprender juntos sin perder la amistad en el intento.

 

1- ¿Diversión o negocios?

Cuando se decide desarrollar un proyecto con amigos, la categoría de socios pasa a dominar la primera.

 

2- Cada loco con su tema

Establecer una clara división de tareas desde un comienzo. Los temas que estén supeditados al azar son más proclives a generar roces.

 

3- Creativos, sí, pero también rentables

La asesoría legal y comercial es un must ineludible, y es un error frecuente menospreciarlos.

 

4- Ejercitar la paciencia

Los exabruptos pueden resentir innecesariamente una relación de años y tocar fibras más sensibles que las vinculadas en una mera relación de negocios.

 

5- Partners por dos

Es preferible no vincular temas profesionales con los personales. Establecer ámbitos y canales de comunicación separados es una buena opción para conservar el profesionalismo.

 

6- Otra mirada

Reconocer la necesidad de consultoría externa para mantener diferentes cuestiones en el ámbito más objetivo posible.

 

7- Mente abierta

Es recomendable escuchar todas las propuestas antes de tomar una decisión y no “casarse” con las ideas propias. Nuestras ideas no siempre son las más creativas ni acertadas para cierta tarea.

 

 

8- Ganancias

Establecer sueldos arbitrarios carece de sentido. Lo ideal es guiarse por un plan de negocios estudiado y establecido de acuerdo con los objetivos planteados.

 

9- Full time, part time, hobby

Conversar sobre qué nivel de compromiso incurrirá cada uno, para dejar los tantos claros y evitar sorpresas indeseadas.

 

10- En foco

Postergar cuestiones espinosas no tiene ningún efecto positivo a largo plazo. Para poder avanzar con paso firme es mejor poner las cartas sobre la mesa y finiquitar asuntos potencialmente problemáticos.