Guía de buenas prácticas para no perder el ritmo de trabajo, desde el living ;)

En esta nota, te compartimos algunas recomendaciones que deberías tener en cuenta para que el trabajo en casa sea igual (o más) efectivo y dinámico que en la oficina.

Trabajar desde casa nos demanda ser más flexibles, proactivos, colaborativos y comprometidos que nunca con el trabajo. Pero al mismo tiempo, estar en otro lugar puede ser – para muchos – un espacio de distracción que afecte el rendimiento, la entrega en tiempo y forma de trabajos y otros deadlines a cumplir.

¿Cómo evitarlo? Seguí estos pasos:

  • Comenzar el día como si se fuera a la oficina: levantarse temprano, vestirse y quitarse el pijama e intentar evitar las distracciones online una vez que se sienten a trabajar. Consejo: usando este blocker u otros, uno puede elegir bloquear el uso de determinadas páginas web durante un cierto período de tiempo – y así evitar distracciones.
  • Es importante distinguir cuáles son los momentos de trabajo y de ocio y llevarlos adelante en espacios separados. Es recomendable mantener siempre el mismo lugar de trabajo.
  • Compartir a otros lo que se está haciendo – tanto lo laboral como lo no laboral. Es importante que, aunque se esté trabajando de forma remota, eso no significa estar desconectado. Hay que comunicarse más que nunca a través de mails, chats, llamadas y/o demás canales internos que utilice la empresa. Muchas personas se sienten isoladas cuando en realidad hay que comunicarse ¡más que nunca!

 

 

  • Tomarse descansos. Hay que crear en la casa los momentos que en la oficina se destinan para charlar y tomar café. Está comprobado que los mejores empleados generalmente trabajaban intensamente durante alrededor de 52 minutos y luego toman un descanso de 17 minutos.
  • Ser organizados y armar una agenda del día. Es recomendable tener una lista de las actividades o tareas que se van a realizar a lo largo de la jornada y establecer un orden de prioridades para no abrumarse.

 

 

  • Celebrar los logros obtenidos. Contarle al equipo los buenos resultados que se obtuvieron y así mantenerse motivados.
  • Utilizar las videollamadas siempre que sea posible para minimizar las distracciones (es decir, priorizar las videollamadas por sobre las llamadas de audio).
  • Siempre que se esté hablando sobre un documento compartir pantalla es la mejor opción para asegurarse de que todos ven lo mismo.
  • Ser explícito con el equipo sobre lo que hay que hacer y los plazos que se van a  necesitar para desarrollar cada tarea. Cuanto más específicos seamos en nuestra comunicación, mejor.

 

 

  • Asegurarse de que los miembros del equipo no estén trabajando demasiado o demasiado poco debido a las restricciones remotas.
  • Cuando sea la hora de almorzar, procurar hacerlo fuera de la misma mesa o lugar donde estés trabajando. Está comprobado de que comer frente a la computadora reduce la productividad y la inspiración y genera estrés.

Endeavor Argentina

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *