The Food Market: comercio justo, sano y de calidad

El marketplace de productos saludables creció más rápido de lo que sus fundadoras, Nadia Javkin y Melanie Wolman, esperaban. Con una demanda de más de 500 pedidos mensuales, hoy The Food Market tiene una meta social muy clara: lograr que los productores locales puedan formalizarse y vender a un precio que les permita crecer sin deberle nada a nadie.

Por Sofía Smolar

¿Cuál es la situación en la que se encuentran los pequeños productores en la Argentina?
The Food Market nace hace un año en un contexto muy similar al actual: seguimos inmersos en un modelo de negocios donde el productor es quien corre los mayores riesgos, invierte más dinero, tiene más trabajo y es, en definitiva, el que menos ganancias recibe por eso. Hay una cadena gigante de intermediarios que agregan costos y no valor, lo cual luego los consumidores pagamos fortuna en puntos de venta. Lo que buscamos es cambiar el modelo tradicional de distribución, acortando los intermediarios y pudiendo generar un comercio más justo donde los consumidores podamos adquirir productos de calidad a un precio más competitivo, y donde los productores puedan tener mayores márgenes por lo que venden a través de un canal rentable.

¿Cómo identificaron esta necesidad del mercado?
La vimos apenas lanzamos. Antes de salir con nuestro propio sitio de ventas online, les pedimos a nuestros amigos y familiares que hicieran una compra a modo de testeo para recibir feedback sobre el picking, armado y logística. Eso fue un jueves e íbamos a entregárselos el martes de la semana siguiente. Ese lunes se nos ocurre abrir nuestras redes sociales para comenzara generar contenido, y a las horas nos empezaron a llegar pedidos de personas que no conocíamos; tuvimos que cancelar el simulacro con nuestros conocidos para poder abastecer los pedidos de los nuevos clientes. Ahí nos dimos cuenta que estábamos en un nicho donde, evidentemente, teníamos un lugar: actualmente nuestros productos locales y de calidad son un 20% más barato que en cualquier punto de venta en Buenos Aires.

Y en el proceso de selección de productos, ¿quién busca a quién?
La selección en The Food Market es, desde siempre, muy curada: si vemos un producto diferencial, salimos a buscarlo. Al principio era solamente así, pero eso rápidamente cambió. Hoy en día, trabajamos con 150 productores y tenemos una lista de espera de más de 200 que se quieren sumar, pero, lamentablemente, nuestra estructura actual no nos permite seguir ampliando. Si bien hoy no podemos darles un lugar, a muchos los ayudamos a tener en regla todas las habilitaciones y las cuestiones administrativas, para que avancen en ese aspecto y, en un futuro, puedan ser parte de nuestro sitio. Si necesitan vender es porque alguien quiere comprar.

¿Cómo influye la tendencia de lo saludable en este modelo?
Yo la llamo alimentación consciente y estamos seguras de que la tendencia es mundial. Hay grandes empresas de comida procesada que están preocupadas por sus ventas porque ven claramente cómo el consumidor está cambiando hacia una vida más saludable. Por más green y light que sean sus productos, no pueden unirse porque no dejan de ser industrializados y son inlogrables sin el uso de conservantes.

Y en ese sentido, ¿cuáles son las grandes confusiones del consumidor de The Food Market?
En general, se cree que todo es dietético, y no es dietético sino saludable. La comida hecha por pequeños productores sí o sí nos hace mejor que la industrializada, porque su proceso es artesanal. Nosotras siempre tratamos de transmitir que hay gente real produciendo productos reales; y eso implica ayudar al entorno en el que vivimos. Otra gran confusión se da con los vencimientos: vendemos jugos que tienen cuatro días de consumición, pero la sociedad está acostumbrada a que duren dos meses. Esa información nosotros la damos en la etiqueta, y explicamos el por qué.

Eso requiere un contacto muy cercano con los clientes…
Tenemos una persona que se ocupa exclusivamente de la atención al cliente y es una pata del negocio en el cual siempre hacemos mucho foco. Los envíos los coordinamos por mail o por teléfono y un día antes reconfirmamos el horario; nos parece clave que reconozcan el trabajo personal y el equipo real que hay detrás. Así, un 40% de nuestra base ya hacen su pedido cada 15 días. Con esos clientes, el vínculo es muy estrecho.

¿Un referente de su modelo de negocios?
El de GoodEggs que se ubica en Estados Unidos. Es un market place que generó lo mismo que Mercado Libre: que haya gente que pueda vivir de vender a través del sitio. Un productor empieza a comercializar sus productos por Good Eggs y sus ventas pueden llegar a aumentar un 60%, y eso es generar un impacto real. Si bien nosotras logramos ser el sitio de e-commerce de los productores (sus propias páginas web ya redireccionan a nuestra plataforma), queremos que sus mayores ventas sean a través de The Food Market, porque, en definitiva, es donde mayores márgenes sacan.

admin

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *