Eloi Gómez: “Generar trabajo es una forma de construir las sociedades que queremos”

En el marco de la Experiencia Endeavor Buenos Aires, Eloi Gómez, fundador y CEO de Mr. Jeff, la plataforma digital española de lavandería, compartió sus aciertos y desafíos en su viaje como emprendedor. La historia de un joven que, con ingenio y dedicación, logró que sus clientes ahorren +500 hs al año usando su servicio.

Todo comenzó cuando tres amigos decidieron comenzar un negocio. La oportunidad estaba en la venta de remeras en su propia universidad en España. “Nosotros éramos muy buenos haciendo fiestas y consiguiendo gente para que se sumen. Así fue como empezamos a hacer fiestas patrocinadas y si compraban la remera entrabas gratis”, contó Gómez. Ese negocio continuó durante diez meses con más éxito del que pensaron y les sirvió para darse cuenta de que no es difícil hacer un producto simple y que a la gente le guste. A pesar de esto, los amigos no tenían ni la menor idea sobre cómo vender, cómo usar Internet ni mucho menos cómo construir una compañía, pero aún así, generaban el dinero que necesitaban.

Después de viajes a Brasil, México y Finlandia, Eloi y sus amigos comenzaron un segundo proyecto. En esta oportunidad, algo les cambió la cabeza: estaban haciendo algo que les aburría. Su segunda propuesta era completamente diferente a la anterior: el emprendimiento buscaba conectar pequeños productores de alimentos con importadores. Después de 18 meses, lo vendieron. Ahí fue cuando los socios, a los 23 años de edad, empezaron a tener una crisis existencial.

Con el tiempo, ellos decidieron entrar en una aceleradora de empresas llamada Business Booster donde los asesoraron acerca de cómo hacer negocios. En ese momento, cuando creían que su suerte se había terminado, Eloi descubrió una actividad muy fuerte sobre cómo lavar ropa. Ese fue el punto de partida de Mr. Jeff. También, el emprendedor observó que a la gente no le gusta tener cosas, sino que quieren compartirlas. “Hicimos un modelo muy sencillo que es: vamos a tu casa, recogemos tu ropa, la lavamos y te la devolvemos. Empezamos a crear mini lavanderías que funcionaran como pequeñas unidades de negocio que laven ropa y hagan el reparto”, explicó Eloi.

Una vez más, empezar de cero fue un desafío para los tres amigos. Los principales problemas que se les presentaron eran conseguir financiamiento y triunfar en una industria en la que otras empresas que ya habían probado el negocio habían fracasado. “No sabíamos gestionar personas, no teníamos un equipo armado, no teníamos idea de lavandería, no sabíamos de tecnología ni conocíamos el ecosistema startup”, confesó el emprendedor.

Para empezar, los emprendedores fueron a eventos y -tal como lo recuerda Eloi- Fernando Becerra fue una de sus primeros mentores y fuentes de inspiración, quien le enseñó cómo trabajar y empezar con el proceso. “Ahí fue cuando aprendimos el valor de contar con una persona que nos ayude. Es muy importante, cuando empiezas, que tengas a alguien que apuesta por ti”, contó Gómez.

Durante la charla, uno de los aspectos que más destacó Eloi en su viaje como emprendedor fue haber construido un buen equipo de trabajo que represente los valores de Mr. Jeff. “Buscamos gente que no se conforme, que tuviese mucha hambre de trabajar, fuese inquieta, confiable, se haga respetar y tuviera la actitud de la empresa. Si no contratábamos a alguien no era porque tuviese un mal perfil, simplemente no se trataba del perfil que Mr. Jeff estaba buscando”, comentó Eloi.

Al principio fue difícil encontrar capital sin tener números. Pero, ellos tenían muy claro cuál era el precio de la compañía. Los amigos tenían una cifra en la cabeza y decían que de no iban a bajar. Los primeros inversores fueron amigos y conocidos quienes creyeron en el proyecto desde el comienzo. “Ellos querían ver que estábamos dispuestos a seguirlo hasta el final para conseguir el objetivo. Lo que aprendimos es vender muestra visión, pero teniendo los pies sobre la tierra”, destacó el español.

Y después, ¿Qué hacer? Los emprendedores no tenían experiencia internacional, pero querían expandirse a otros mercados y probar el servicio. Para ello, hacía falta analizar sus mejores opciones, estudiarlas y definir una sólida estrategia para poder alcanzar sus metas. Ellos se preguntaron ¿Cuál es el mejor mercado para el servicio que hacemos? La respuesta: probar en México y Brasil. Otra cosa que observaron fue la recurrencia. “Nos preguntamos qué es lo que hacen los usuarios con frecuencia, tenemos ejemplos como servicios de coche, nos desplazamos constantemente, lavamos la ropa cada semana. Queríamos llegar más veces al usuario para entenderlo mejor”, explicó el emprendedor.

Después de mucha prueba y análisis, Mr. Jeff nació con un objetivo claro: recoger una prenda y entregarla. Tanto esfuerzo valió la pena y hoy, el emprendimiento tiene más de 600 lavanderías distribuidas en 5 países y cuenta con un equipo de más de 90 personas. “Cada trabajo da empleo a entre 3 y 5 personas y creo que es una forma de generar sociedades como la que queremos. La cultura es algo clave. Cultura es tener gente que ejemplifique los valores que tienes y qué sociedad buscas construir”, concluyó Gómez.

Mirá la charla completa acá.

Endeavor Argentina

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *