Economías regionales: lo que podés aprender de estos emprendedores del NOA

Cuatro emprendedores de distintos sectores comparten cómo impactan en sus regiones y qué desafíos atravesaron (y atraviesan) para impactar en sus comunidades. Mirá la nota completa acá.

Generar empleo, potenciar las exportaciones y dinamizar el crecimiento económico. Esas son algunas de los pilares detrás de las economías regionales, es decir, las producciones agrícolas y agroindustriales que se realizan fuera de la región pampeana. Las industrias detrás de la producción de cítricos, manzanas, peras, aceitunas, tabaco, yerba y  miel – entre otras – tejen un entramado de distintas fuerzas que movilizan la producción de las provincias del país. Y esa dinámica se mantiene en constante movimiento, con desafíos y oportunidades para cada uno de los sectores.

A las barreras más comunes para el crecimiento de cualquier negocio, las economías regionales deben atravesar factores climáticos, enfermedades y plagas. En diálogo con algunos emprendedores del NOA, los principales desafíos que encabezan sus empresas son la logística, la distribución y el acceso al financiamiento de sus negocios.

Sin embargo, nada de lo anterior les impidió seguir adelante. Estos son cuatro emprendedores del NOA que impactan en sus regiones y son actores de cambio en sus comunidades.

 

Tafí, un nuevo competidor para el consumo masivo

En Tafí del Valle, una ciudad tucumana de tan sólo 5000 habitantes nacieon las papas Tafí, una compañía de snacks que está presente en toda la cadena de producción: controlan su proceso – desde el laboratorio seleccionando a las mejores plantas y su posterior producción en campo – hasta la cosecha y el proceso industrial.

Su frase de cabecera es desmostrarle al consumidor que puede obtener un producto de calidad, a un precio razonable y producido localmente. Y así lo hizo José Manuel Paz desde una ciudad que no tenía electricidad. “Queremos llegar a manos del cliente de la mejor manera posible, por eso es que estamos construyendo una red de distribución”, comparte el emprendedor.

Hoy, la compañía genera más de 140 empleos directos e indirectos entre la producción, comercialización y trabajo agrícola y está negociando la exportación de sus productos a Uruguay y Paraguay.

 

Sensio, de la ciencia a los negocios

Este emprendimiento es el ejemplo de que las investigaciones científicas pueden ser llevadas al mercado. Sensio nace de un proyecto de tesis de 5 investigadores que encontraron un sistema alternativo de diagnóstico para HLB, una enfermedad mundial que afecta a las plantaciones de cítricos y provoca pérdidas grandes en la producción. En concreto, las plantas una vez afectadas no pueden recuperarse y sufren alteraciones en su sabor, color y forma.

“Desarrollamos una tecnología que detecta los cambios internos en la planta a medida que avanza la enfermedad, a diferencia de la técnica usada actualmente que sólo identifica la presencia de la bacteria en una muestra vegetal”, comparte Diego Torres, cofundador de Sensio.

Si bien la solución todavía no está a la venta, el plan del emprendimiento es posicionarse como líderes del sector entre los países productores. Mirada a futuro: exportar a Brasil y a los Estados Unidos.

 

MercadoAzúcar, compra y venta para todos

Sebastián Estofan es la segunda generación detrás de una PyME que lleva más de 30 años en el sector azucarero y se dedica a fraccionar y comercializar azúcar. La razón que impulsó a esta compañía desde el primer día fue modernizar el sector y reducir su informalidad. ¿Cómo? Democratizando la información, los valores y el acceso al azúcar para evitar que su precio se deforme con los intermediarios.

“Somos el primer y único sitio de compra-venta online de azúcar. Publicamos y generamos información para la consulta, estadísticas de precios y descargas de informes. En un futuro queremos realizar las transacciones de manera online, ya sea por medio de un Banco o Fintech, y poder utilizar la tecnología Blockchain”, comparte el emprendedor.

Es así como MercadoAzúcar apuesta a dar mejores oportunidades a pequeños, medianos y grandes productores de caña de azúcar. Hoy, la empresa ya cuenta con el aval del Centro Azucarero Argentino, la Estación Experimental Obispo Colombres, el IDEP Tucumán, la licencia Marca Tucumán y empresas privadas.

 

 

YaPago, hacia un comercio electrónico más justo

La idea nació de un proyecto de microcréditos para consumo, con mirada local. YaPago es una app que contribuye a democratizar el comercio electrónico del país, incluyendo a una cantidad de usuarios cada vez más grande. La plataforma no sólo brinda beneficios a dueños de tarjetas de créditos nacionales y regionales, sino también permite que los comercios del país participen de ella, desde un kiosco hasta un showroom.

“Nuestro principal valor agregado son las tarjetas de crédito no bancarizadas y los mayores canales de cash in, es decir, servicios de cobranzas extra bancarias”, dice Guillermo Vázquez, fundador y CEO de la compañía.

La empresa ya obtuvo premio Fintech Awards en la Unconference de Finnovating y AEFI (Asociación Española de Fintech) en Chile y la distinción de Marca Tucumán, entre otros reconocimientos y premios.

Endeavor Argentina

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *